Como quitar oxido del suelo

Como quitar oxido del suelo

Existen muchos tipos de manchas, pero desde luego una de las manchas más feas y difíciles de quitar son las manchas de óxido. Es fácil que aparezcan este tipo de manchas en los suelos, sobre todo después de una obra o en exteriores. En los jardines, balcones y terrazas solemos tener muebles metálicos o herramientas para el bricolaje, o simplemente cualquier objeto metálico que al estar bajo el sol, la lluvia y en contacto directo con la humedad del ambiente empiezan a oxidarse hasta que finalmente dejan esas antiestéticas manchas de óxido en nuestros suelos.

Generalmente las manchas de óxido son muy difíciles de quitar y al utilizar productos de limpieza muy corrosivos, lo que sucede es que estropea definitivamente el brillo de la superficie o sino, acaba dañando en profundidad el suelo, lo que se conoce coloquialmente como que se ha «comido» el suelo.

Para quitar el óxido de nuestros suelos sin dañarlos, es aconsejable utilizar un limpiador especializado. Sanet es perfecto para las manchas de óxido, pues las elimina rápidamente mientras respeta la superficie. Sanet se puede aplicar sobre suelos de barro, terracota, pizarra, piedra y mármol no pulido, gres rústico, cerámica esmaltada y porcelánico.

Para eliminar las manchas de óxido solo tenemos que diluir Sanet en agua y extenderlo con una fregona. Después de esperar unos segundos, es necesario frotar las manchas con un estropajo, las manchas de óxido saldrán enseguida. Al acabar aclaramos con abundante agua y retiramos cualquier residuo con ayuda de una fregona. Como verás, se trata de una limpieza rápida y sencilla. Además si el óxido se ha producido después de una obra, podrás utilizar Sanet para la limpieza completa, ya que elimina también por completo los restos de obra y de salitre.

Cómo abrillantar suelo hidráulico

Cómo abrillantar suelo hidráulico

Los suelos hidráulicos se caracterizan por su gran variedad de colores y diseños. Sus bonitos motivos siempre otorgan un estilo muy original y personal a la estancia dónde se encuentran.

Aunque se trata de unos suelos muy resistentes y antideslizantes, los suelos hidráulicos poseen una gran porosidad y por ello necesitan un tratamiento habitual. Este tipo de tratamientos impiden el desgaste, la absorción de manchas y mantienen el brillo original de los suelos hidráulicos.

Para abrillantar los suelos hidráulicos hay diferentes tratamientos profesionales, pero evidentemente requieren mano de obra, dinero y tiempo. Para evitar todas estas complicaciones, lo mejor es tratar los suelos hidráulicos desde el principio con productos protectores y abrillantadores que sean de acabado profesional pero de aplicación cómoda y sencilla.

Primero que todo, es necesario aplicar un protector antimanchas para suelo hidráulico. De esta manera tapamos la porosidad de las piezas, protegiéndolas de la humedad y por tanto del desgaste. Para ello utilizaremos Bellatrix (efecto mojado) o Bellatrix Natural, protectores antimanchas que consolidan las piezas del suelo hidráulico, se aplican fácilmente con brocha o rodillo.

Una vez seco el primer tratamiento, es el momento de abrillantar el suelo hidráulico. La Cera Noble Líquida de Monestir es de gran dureza, protege las baldosas de suelo hidráulico y otorga un sedoso acabado satinado. Al igual que Bellatrix, se aplica de manera sencilla y sin necesidad de frotar. Simplemente con la ayuda de una paletina ancha podremos abrillantar nuestro suelo hidráulico, dejando un encerado perfecto, resistente a las rayas y a las pisadas.

Mantener el brillo de nuestros suelos hidráulicos será muy fácil si limpiamos habitualmente la superficie con Cerabric, un limpiador abrillantador que se ocupa de renovar el brillo de los suelos hidráulicos como el primer día.

Como os comentábamos desde un principio, abrillantar los suelos hidráulicos es muy sencillo si utilizamos los productos adecuados.

Cómo limpiar piedra caliza exterior

Cómo limpiar piedra caliza exterior

Dentro de la piedra natural, existen diversas variedades de piedra y hoy en concreto hablaremos de la piedra caliza. Su gran calidad y sus excelentes características unidas a un precio moderadamente económico, la hacen ser uno de los materiales más demandados por los hogares.

Los puntos fuertes de la piedra caliza son su alta resistencia y durabilidad, por lo que es muy utilizada tanto en suelos como en revestimientos y podemos verla fácilmente en interiores y exteriores, especialmente en estos últimos. Para limpiar adecuadamente la piedra caliza en el exterior os damos las siguientes recomendaciones.

Consejos para limpiar piedra caliza exterior

Aunque la piedra caliza destaca por ser fácil de mantener, es evidente que cuando un material se encuentra en el exterior se acelera su desgaste. Esto es debido en mayor parte a las inclemencias atmosféricas; las heladas pueden afectar a su resistencia, y las humedades pueden originar a largo plazo más problemas, como la aparición de moho y verdín. Por ello, debemos ser cuidadosos en la limpieza y mantenimiento de nuestros suelos y revestimientos.

Los problemas más habituales de la piedra caliza son: las manchas domésticas y las manchas de humedad que derivan en moho y verdín. Al ser manchas de diferente tipo, es necesario limpiar la piedra caliza exterior con tratamientos distintos.

Cómo limpiar manchas domésticas en piedra caliza exterior

Para limpiar la piedra caliza exterior de manchas domésticas, lo más recomendable es utilizar un buen quitamanchas desengrasante. Te recomendamos Sanigel, que al ser de acción prolongada resulta muy fácil y cómodo de usar.

Cómo limpiar manchas de moho y verdín en piedra caliza exterior

Para limpiar la piedra caliza exterior de manchas de moho y verdín, es importante utilizar un limpiador que no sea agresivo con la superficie pero que sea eficaz con este tipo de manchas. Útil tanto para suelos como para fachadas, te recomendamos Limpiador de pavimentos exteriores. Con él, te olvidarás rápidamente de estas agresivas manchas que no solo dañan la piedra caliza a nivel superficial, sino también a nivel interno.