Mantenimiento del suelo rústico, fácil y rápido

Mantenimiento del suelo rústico, fácil y rápido

Llega el otoño y debemos proteger nuestros suelo de exterior. Así que no esperes más para realizar el mantenimiento de los suelos rústicos.

Se acerca el frío y las intensas lluvias, los enemigos eternos de cualquier tipo de pavimento exterior. A fin de evitar daños y manchas en nuestros suelos, es imprescindible darles algún tipo de cuidado. Y en este caso nos centraremos en el mantenimiento del suelo rústico.

Cómo realizar el mantenimiento del suelo rústico

Para que nuestros suelos rústicos se mantengan impecables y brillantes necesitamos un buen tratamiento protector así como un producto abrillantador. Realizar el mantenimiento del suelo rústico es un proceso muy fácil y rápido si sabemos cómo hacerlo.

El mejor tratamiento para suelos rústicos de exterior es Mitrol. Este protector antimanchas hidrofugante evita que la humedad penetre en los suelos; así prevenimos la aparición del moho, el verdín y las eflorescencias. Asimismo quedan protegidos de las temidas heladas que tanto dañan los suelos rústicos y también evitamos los peligrosos resbalones.

Mitrol es un producto de mantenimiento para los suelos rústicos de terracota, que podemos aplicar nosotros mismos con la ayuda de una brocha. Además podemos elegir el acabado que más nos guste, ya que Mitrol está disponible con dos efectos: Mitrol Wet con efecto mojado o Mitrol con acabado natural.

Una vez estén nuestros suelos totalmente protegidos es el momento de realizar el segundo paso para el mantenimiento de suelos rústicos. Este es todavía más sencillo si cabe. Simplemente debemos añadir a nuestras limpiezas habituales un Limpiador Abrillantador como Cerabric. Con solo medio vaso de Cerabric en un cubo de agua para realizar la limpieza, estaremos nutriendo e hidratando nuestros suelos rústicos en profundidad.

Así de fácil conseguiremos un acabado reluciente y brillante permanentemente en nuestros suelos rústicos de exterior.

Cómo restaurar baldosa hidráulica en suelos envejecidos y sucios

Si tus suelos hidráulicos están opacos, envejecidos y sucios, y a pesar de las limpiezas continuadas siguen igual, sin duda debes restaurar la baldosa hidráulica.

Restaura la baldosa hidráulica paso a paso

Sin realizar grandes gastos puedes restaurar baldosas hidráulicas tú mismo y con resultados profesionales. Para ello sigue los pasos que te indicamos a continuación.

Restaura baldosas hidráulicas. Paso 1 Limpieza profunda

Una limpieza en profundidad es el primer paso para restaurar baldosas hidráulicas. Diluye una parte de Sanigel en cinco de agua y extiende con una fregona. Deja actuar unos minutos y frota suavemente con un estropajo. Para finalizar la limpieza aclara con abundante agua. En caso de que quede algún resto de suciedad, podemos repetir el mismo procedimiento.

Restaura baldosas hidráulicas. Paso 2 Protección

Pasadas 24 horas tras la limpieza, es el momento de aplicar un tratamiento protector para restaurar las baldosas hidráulicas. Con una brocha ancha o rodillo aplicaremos Bellatrix. Además podemos elegir entre dos acabados: natural o efecto mojado. De esta manera, evitaremos que nuestras baldosas hidráulicas vuelvan al estado anterior.

Restaura baldosas hidráulicas. Paso 3 Encerado

Para finalizar la restauración de las baldosas hidráulicas es recomendable aplicar un encerado. La mejor opción es utilizar una cera ecológica que aporte brillo y protección a los suelos hidráulicos. Cera noble liquida de Monestir es perfecta para estos casos, pues recupera el brillo y el color de las baldosas hidraúlicas desgastadas. Para aplicarla simplemente necesitas una paletina ancha.

Restaura baldosas hidráulicas. Paso 4 Mantenimiento

Una vez restaurados los suelos hidráulicos, brillarán en todo su esplendor. Para mantener este bonito efecto permanentemente simplemente debes añadir un limpiador abrillantador como Cerabric en tus limpiezas habituales. De esta manera nutrirás en profundidad las baldosas hidráulicas y se mantendrán impecables y brillantes para siempre.

Eliminar aceite de mora

Cómo eliminar aceite de mora, ceras y barnices en suelos de terracota

Si anteriormente has encerado, barnizado o aplicado aceite de mora en tus suelos de terracota y no sabes cómo eliminarlo sin maltratar tu suelo, aquí te explicamos cómo hacerlo.

Eliminar de aceite de mora, barnices y ceras

Existen determinados tratamientos para los suelos que exigen un decapado con el tiempo, productos como el aceite de mora, la cera o el barniz presentan con el tiempo un tono opaco y amarillento que no favorece para nada a nuestros suelos.

Eliminarlo requiere bastante esfuerzo y utilizar productos demasiado agresivos que pueden estropear nuestros suelos irremediablemente, no es una buena idea. Para realizar un decapado de aceite de mora, ceras o barnices debemos utilizar un producto limpiador decapante, como es el caso de Sanigel.

Se trata de un limpiador de acción prolongada que disuelve tratamientos de aceite de mora, de linaza, ceras y barnices, así como manchas domésticas y grafittis. Además se puede utilizar no solo en suelos de barro y terracota sino también en suelos de piedra, cerámica, gres, etc.

Decapar el aceite de mora, ceras o barnices es muy fácil con Sanigel y no requiere apenas esfuerzo. Simplemente debe diluirse 1 parte de este limpiador decapante en 3 de agua y extender la mezcla con una fregona. Se debe esperar media hora para que actúe en profundidad. A continuación se moja todo el suelo y se procede a frotar con cepillo de raíces o estropajo. Para terminar, se aclaran los suelos con abundante agua y se retira la suciedad con una fregona.

Tras el decapado de aceite de mora, cera o barniz, es importante evitar las manchas de eflorescencias, por eso es recomendable repetir un aclarado con una parte de Sanet en 20 de agua. Sanet es un limpiador antisalitre, muy útil para varios tipos de suelo, de terracota, de piedra, mármol, cerámica, gres…