Cómo limpiar manchas domésticas en piedra natural

Desde la antigüedad, la piedra natural ha sido uno de los materiales más utilizados en la construcción de hogares. Aunque en la actualidad hemos modificado su estética a nuestro antojo y le hemos dado multitud de acabados, la piedra natural mantiene sus excelentes características, como la resistencia y la durabilidad, que la hacen continuar como uno de los materiales más demandados tanto para la construcción como para la decoración de hogares.

Aunque estamos muy acostumbrados a verla en exteriores, en los últimos años la piedra natural está siendo muy utilizada en interiores como revestimiento, tanto para fachadas como para suelos, ya que aporta mucha personalidad a cualquier tipo de estancia. Por ello, al estar presente en el interior del hogar, hay muchas posibilidades de que en cualquier momento se ensucie y se produzcan accidentalmente manchas domésticas.

Puede darnos la impresión de que la piedra natural al ser un material muy fuerte, es resistente a cualquier tipo de agresión, pero a pesar de ello, la piedra natural es vulnerable a ciertos agentes químicos presentes en productos de limpieza.

Por esta razón, debemos utilizar productos que limpien en profundidad sin alterar las propiedades de la piedra natural. En el habitual caso de manchas domésticas, como pueden ser de comida, grasas o pinturas, debemos utilizar SANIGEL de
MONESTIR, un potente limpiador desengrasante que elimina incluso grafitis. Además sirve como decapante de cera, así como para las típicas manchas de verdín en exteriores. No lleva disolventes que son los más perjudiciales para la piedra natural y no emite vapores, por lo que es perfecto para utilizar en interiores.

Recuerda que siempre antes de manipular cualquier producto químico, debes protegerte con guantes y gafas de protección para evitar cualquier percance.

Para comenzar con la eliminación de manchas domésticas sobre piedra natural, debemos diluir 1 parte de SANIGEL en 10 partes de agua. Si la mancha está en el suelo, primero barremos la superficie y luego extenderemos SANIGEL con una fregona, pero si se trata de una fachada utilizaremos un cepillo de raíces o un estropajo para su aplicación. Esperaremos entonces 5 minutos a que actúe y procederemos a frotar el suelo o la fachada enérgicamente con el estropajo o el cepillo. Una vez eliminada la mancha, aclararemos con abundante agua.

No se nos olvida recordarte que SANIGEL es un producto muy versátil y también puede aplicarse sobre revestimientos de terracota, así como para cualquier variedad de piedra, como mármol, pizarra, gres, cerámica y mosaico hidráulico, materiales que seguramente también tendrás en tu hogar.

Los comentarios de esta entrada están cerrados