Cómo tratar suelos de terracota. Parte 2: interiores

En el post anterior hablamos sobre cómo tratar suelos de terracota en exteriores y como lo prometido es deuda, hoy nos toca hablar sobre cómo tratar suelos de terracota de interior.

Como os comentamos anteriormente, los suelos de terracota cuentan con numerosas cualidades, pero también tienen un inconveniente: su porosidad. Por ello son vulnerables a las manchas y humedades, pudiendo ocasionarles daños internos y externos.

Por suerte, podemos protegerlos de tales daños si sabemos darles los cuidados adecuados. Tratar los suelos de terracota de interior es muy sencillo, aunque su cuidado sea diferente del de los suelos de exterior.

Para tratar suelos de terracota interiores, de manera adecuada, necesitaremos un tratamiento base y otro de terminación. La utilización de estos productos es muy sencilla, ya que solo necesitarás una brocha ancha para su aplicación.

En Monestir podrás elegir entre dos tratamientos base, cuya única diferencia es su acabado, Cottobello con efecto natural y Remember con efecto mojado. Ambos productos tratan en profundidad los suelos de terracota para reducir su porosidad y la hidratan, ya que crean una capa de protección sobre el suelo.

Esta capa protectora no amarillea ni envejece con el el tiempo y respeta el bonito color y brillo original de la terracota, ya que la deja transpirar perfectamente. Además, facilita las limpiezas habituales ya que evita la acumulación de suciedad.

Respecto a los productos de terminación para tratar los suelos de terracota, en Monestir podrás disponer de Lucer en tres acabados: acabado brillante, mate-satinado y efecto envejecido tono cuero. Este tratamiento nutre en profundidad los suelos de terracota y renueva su brillo, dejándolos como nuevos. Asimismo, es perfecto para renovar los tratamientos antiguos sin tener que decaparlos.

Para su mantenimiento, te recomendamos utilizar durante tus limpiezas habituales Cerabric, así tus suelos de terracota de interior permanecerán siempre impecables y brillantes.

Los comentarios de esta entrada están cerrados