Cómo abrillantar suelo hidráulico

Cómo abrillantar suelo hidráulico

Los suelos hidráulicos se caracterizan por su gran variedad de colores y diseños. Sus bonitos motivos siempre otorgan un estilo muy original y personal a la estancia dónde se encuentran.

Aunque se trata de unos suelos muy resistentes y antideslizantes, los suelos hidráulicos poseen una gran porosidad y por ello necesitan un tratamiento habitual. Este tipo de tratamientos impiden el desgaste, la absorción de manchas y mantienen el brillo original de los suelos hidráulicos.

Para abrillantar los suelos hidráulicos hay diferentes tratamientos profesionales, pero evidentemente requieren mano de obra, dinero y tiempo. Para evitar todas estas complicaciones, lo mejor es tratar los suelos hidráulicos desde el principio con productos protectores y abrillantadores que sean de acabado profesional pero de aplicación cómoda y sencilla.

Primero que todo, es necesario aplicar un protector antimanchas para suelo hidráulico. De esta manera tapamos la porosidad de las piezas, protegiéndolas de la humedad y por tanto del desgaste. Para ello utilizaremos Bellatrix (efecto mojado) o Bellatrix Natural, protectores antimanchas que consolidan las piezas del suelo hidráulico, se aplican fácilmente con brocha o rodillo.

Una vez seco el primer tratamiento, es el momento de abrillantar el suelo hidráulico. La Cera Noble Líquida de Monestir es de gran dureza, protege las baldosas de suelo hidráulico y otorga un sedoso acabado satinado. Al igual que Bellatrix, se aplica de manera sencilla y sin necesidad de frotar. Simplemente con la ayuda de una paletina ancha podremos abrillantar nuestro suelo hidráulico, dejando un encerado perfecto, resistente a las rayas y a las pisadas.

Mantener el brillo de nuestros suelos hidráulicos será muy fácil si limpiamos habitualmente la superficie con Cerabric, un limpiador abrillantador que se ocupa de renovar el brillo de los suelos hidráulicos como el primer día.

Como os comentábamos desde un principio, abrillantar los suelos hidráulicos es muy sencillo si utilizamos los productos adecuados.

Suelos de piedra siempre relucientes

Desde siempre, los suelos de piedra son muy populares en los hogares, tanto en interiores como en exteriores. Obviamente son muy utilizados por sus excelentes cualidades como gran resistencia, durabilidad, impermeabilidad… y no nos olvidemos de sus diferentes subtipos: cerámica, pizarra, mármol, gres… Todos materiales muy resistentes con diferentes acabados para todo tipo de gustos.

Respecto a su limpieza y mantenimiento, los suelos de piedra deben ser tratados con productos específicos que limpien en profundidad sin alterar en absoluto sus cualidades, y que además los protejan de futuras manchas y retrasen su desgaste. Aunque existen muchos productos para cada tipo de suelo de piedra, o que solo sirven para limpieza o mantenimiento, en MONESTIR encontrarás CERABRIC, un producto ecológico que une ambas acciones, limpieza y mantenimiento. Fácilmente aplicable, CERABRIC es un limpiador y abrillantador que hidrata los suelos de piedra, restaurándolos y devolviéndoles su brillo original. Todo ello sin dejar el molesto efecto de suelo resbaladizo que dejan otros abrillantadores.

Además CERABRIC es muy versátil, ya que es útil para suelos de piedra, cerámica, mármol, pizarra, todo tipo de gres, así como para suelos de terracota y mosaico hidráulico.

Para aplicarlo, solo tienes que disolver un vasito (125ml) de CERABRIC, en un cubo con 5 litros agua limpia. Sobre el suelo seco y previamente barrido, debes aplicar la mezcla con una fregona muy limpia, recuerda que no tenga restos de otros productos. Pasa la fregona bien escurrida sin dejar charcos. Solo tienes que esperar 20 minutos y podrás ver los resultados.

Te recomendamos que utilices CERABRIC una vez por semana para darle un mantenimiento constante a tus suelos de piedra. Durante las limpiezas diarias, te aconsejamos que no utilices ningún otro limpiador como jabones o detergentes, ya que cualquier otro producto químico estropearía el tratamiento. No te preocupes por el hecho de no usar jabones, CERABRIC impide la acumulación de suciedad, es muy eficaz contra las manchas y evita las marcas de pisadas, además deja un agradable aroma a limpio por toda la casa.

Si no dispones de tiempo para complicados tratamientos y limpiezas constantes de tus suelos, recuerda que CERABRIC es el producto perfecto para ti: práctico, rápido y versátil, ya que limpia y abrillanta de una sola pasada casi todo tipo de suelos.

Darle brillo a los suelos de mármol, fácil y rápido

Si tienes suelo de mármol en tu hogar, seguramente sabrás que se trata de un material único y delicado que necesita un mantenimiento especial; y no podía ser menos, ya que su acabado aporta inmediatamente un estilo muy elegante y lujoso a la vivienda. Por otro lado, se trata de un material muy poroso, lo que significa que es muy vulnerable a cualquier tipo de mancha. Así que tendremos que ser muy cuidadosos y utilizar productos que estén especialmente diseñados para tratar el mármol adecuadamente.

Aunque es habitual y recomendable realizar su limpieza suavemente con agua y jabón neutro, es evidente que una sencilla limpieza no va a realzar el acabado brillante y elegante de tu suelo de mármol; razón por la que seguramente lo elegiste en su día. Asimismo, te habrán recomendado un tratamiento específico para mármol como es el pulido o el cristalizado pero estos solo pueden darse una o dos veces al año y realizarse con una máquina rotativa.

Si lo que estás buscando es realzar fácilmente el brillo de tu suelo de mármol sin demasiadas complicaciones, en MONESTIR te recomendamos CERA BRILLO, que además de otorgar un bello y brillante acabado a tus suelos de mármol les dará una capa extra de protección.

Aplicar CERA BRILLO en tus suelos de mármol es muy rápido y sencillo. Sobre el suelo de mármol bien limpio y seco aplica CERA BRILLO con la ayuda de una fregona o una bayeta bien escurrida. Procura hacerlo de manera uniforme para evitar la aparición de marcas. Si lo que buscas es un efecto aún más brillante para tu suelo de mármol, siempre puedes aplicar una segunda capa una vez haya pasado media hora desde la primera aplicación.

Si lo prefieres, también puedes utilizar frecuentemente CERA BRILLO para tus suelos de mármol como tratamiento habitual. Para ello, diluye un tapón de CERA BRILLO en un cubo de agua y aplica con la fregona bien escurrida sobre el suelo de mármol.

Además, en caso de que tengas en tu hogar suelos de granito o terrazo, también podrás utilizar CERA BRILLO ya que es un producto apto para este tipo de materiales. Una vez aplicado el tratamiento, verás como tus suelos estarán protegidos y brillantes, aportando un ambiente impecable y nuevo a tu hogar.

Nuevo vídeo! Cómo decapar y tratar un suelo de barro cocido fácilmente.

En este vídeo vemos todo el proceso manual de decapado de aceites de linaza en un suelo de terracota o barro cocido.

Los aceites de linaza con el tiempo pueden amarillear o crear capas que se van pelando del suelo creando un efecto horrible. La suerte, es que los suelos de barro cocido, por su estructura, son para toda la vida… si queremos vamos! Porque ahora podemos recuperar y restaurar cualquier suelo de barro fácilmente gracias a los métodos de tratamiento de MONESTIR.

Para comenzar con la limpieza, debemos aplicar una parte de SANIGEL con 2 partes de agua (mejor si está caliente) sobre el suelo y dejarlo actuar hasta que deshaga todo el aceite. En ese momento, cuando vemos que el suelo tiene en la superficie como una pasta amarillenta, pasamos a frotarlo bien con un estropajo verde. Debemos utilizar guantes ya que SANIGEL es un desengrasante fuerte y hay que utilizarlo con cuidado.

Después de haber decapado todo el suelo y haber hecho un buen aclarado, es conveniente hacer un nuevo lavado con una parte de SANET con 20 partes de agua, es decir, un chorrito de SANET en un cubo de agua para de esta manera, neutralizar el suelo y evitar que salgan manchas de salitres y eflorescencias durante el secado. Dejamos secar el suelo al menos una semana y entonces pasamos a aplicar el tratamiento del suelo para renovar el aspecto y dejarlo completamente protegido.

Para ello, aplicaremos primero una mano uniforme y generosa del tratamiento base que puede ser COTTOBELLO si queremos dejar un acabado natural o REMEMBER si queremos tratar el suelo con efecto mojado. En ambos casos, saturamos la porosidad del pavimento de barro cocido permitiendo que las piezas transpiren. Esto es fundamental. Dejamos secar al menos 24 horas y entonces aplicamos el producto de terminación que es LUCER para dejar el suelo perfectamente protegido contra todo tipo de uso y de manchas. Para ello emplearemos LUCER si queremos un acabado con brillo, LUCER MATE si queremos un acabado mate satinado o LUCER CUERO si queremos un efecto envejecido en tono cuero.

Ya tenemos nuestro suelo de barro como nuevo otra vez y si somos constantes con el mantenimiento utilizando CERABRIC de vez en cuando, no tendremos que volver a repetir el tratamiento nunca más.

Gracias por vernos y si quieres más información, puedes solicitárnosla en la web www.monestir.com