Cristalizado fácil con acabado profesional para suelos de mármol

Los suelos de mármol se caracterizan por aportar un estilo lujoso y muy elegante al hogar, sin embargo es un material que requiere una serie de cuidados. Entre los múltiples tratamientos que admite el mármol, está el abrillantado, el pulido, el encerado…Pero hoy nos centraremos solo en el cristalizado.

El cristalizado además deaportar brillo y un bonito acabado a nuestro suelo de mármol, crea una capa protectora que otorga una mayor dureza contra cualquier tipo de agresión, dando así una mayor durabilidad a los suelos de mármol.

Si lo que estás buscando es darle un cristalizado profesional a tu suelo de mármol, te recomendamos CRISTALIZADOR de MONESTIR. Además de un acabado perfecto, te garantiza una limpieza duradera, puesto que su efecto antihuellas previene la aparición de manchas; además un aspecto muy importante a tener en cuenta, es que al finalizar el tratamiento de cristalizadono tendrás que preocuparte por los resbalones, ya que es un producto antideslizante que evita cualquier posible accidente doméstico.

Cómo es evidente, para realizar el cristalizado necesitarás una máquina de cristalizar provista de lana de acero y es recomendable que sea del n.º 2. Simplemente debes depositar en el suelo una pequeña cantidad de CRISTALIZADOR y repartir rápidamente con la máquina de cristalizar. Es importante que realices pasadas uniformes, intercruzadas y paralelas en áreas de 2 a 3 m² para aplicar adecuadamente el producto.

Una vez tu suelo de mármol esté cristalizado, estará impecable y protegido; y por supuesto, dará amplitud a la estancia y aportará a tu hogar un estilo único, lujoso y renovado.

Limpieza y tratamiento del mosaico de Nolla.

¿Que és el mosaico de Nolla?

El mosaico de Nolla es un mosaico de gres monocromo que está formado por un tipo especial de loseta cerámica en cuya fabricación intervienen arcillas especialmente seleccionadas capaces de vitrificar a baja temperatura. La naturaleza del material permite el pulido con piedras de textura abrasiva pasando de granos gruesos a granos más finos.

Previo triturado para conseguir una perfecta molienda, se les agregaban, igualmente en polvo finísimo, calizas o feldespatos que les otorgaba su característica dureza y colorido natural.

Miguel Nolla, de origen valenciano, aplicó diseños geométricos a sus baldosines. Las formas más conocidas son las cuadradas, hexagonales y octogonales en medidas que van desde 19 a 100 mm. Son un lujo para la vista.

La firma Nolla se convirtió en una de las más premiadas y competitivas. A estos logros técnicos unió la oferta de una bi-cocción policromada con los mosaicos incrustados al fuego, que tenían la ventaja de su rápida colocación y no quedaban ceñidos a las redes geométricas rectas. Este formato se fabricó desde finales del siglo XIX y a día de hoy está muy buscado para restauraciones.

Aunque acabó siendo desplazado igualmente por el pavimento hidráulico, la implantación de éste no supuso perdida estética alguna. Por el contrario, no puede decirse lo mismo del terrazo, que nacido para ser producido en masa y sin decorar, al sustituir al pavimento hidráulico, provocó un serio retroceso que aún no ha sido superado.

Al final lo artesanal prevalece en el tiempo.

Como decía Antonio Gaudí, la originalidad consiste en volver a los orígenes.

Limpieza y tratamiento.

El mosaico de Nolla es un material muy duro que se puede limpiar con SANET para eliminar todos los restos de obra como cemento, manchas de salitre, eflorescencias que quedan durante la colocación para desincrustar los poros y dejar el suelo perfectamente limpio o también podemos limpiarlo con SANIGEL para limpiar manchas domésticas como café, coca cola, vino, aceites... si el suelo tiene cera o tratamientos antiguos como aceites de mora o similares también lo limpiaremos muy bien con SANIGEL.

Como el mosaico de Nolla es muy poco poroso, podemos protegerlo contra las manchas con BELLATRIX NATURAL porque es un producto que queda muy natural porque no altera la tonalidad ni el brillo de las piezas y además no altera la superficie por lo que no resbala, pero vamos, si nos gusta el efecto mojado podemos aplicar BELLATRIX con la precaución de aplicar una sola mano y muy estirada, es decir, una mano finita para evitar que haga capa.

Mantenimiento.

Para el mantenimiento, podemos diluir medio vaso de CERABRIC en un cubo de agua clara y fregar el suelo de manera normal. Si vemos que el suelo está un poco apagado, podemos añadir más CERABRIC en el agua (un vaso lleno 250 cc), de esta manera damos mayor lustre y brillo al suelo.

Lo que hay que evitar es fregar el suelo con jabones, lejías, amoniaco o demás productos que puedan poco a poco ir deteriorando el tratamiento, por ello es conveniente utilizar CERABRIC siempre que lavemos el suelo porque CERABRIC limpia la suciedad habitual y a la vez, restaura la capa de tratamiento y recupera el brillo que se haya podido perder.

pavimento de nolla
suelo de mosaico de nolla