Cómo tratar suelos de terracota. Parte 1: exteriores

En el post de hoy hablaremos sobre cómo tratar suelos de terracota, pero concretamente de los suelos de exterior. Si necesitas también información sobre suelos de terracota de interior, no te pierdas nuestro próximo post.

Los suelos de terracota son de los suelos más solicitados debido a su belleza, versatilidad y durabilidad. Sin embargo, su talón de Aquiles es su porosidad. Por ello, es fundamental tratar los suelos de terracota con productos de calidad que los protejan del desgaste y las manchas, y que a su vez realcen todo su color y brillo natural.

Para tratar suelos de terracota exteriores, es imprescindible aplicar un tratamiento hidrofugante. De esta manera evitaremos al máximo que la humedad penetre en las baldosas. Asimismo, es importante que el tratamiento sea transpirable para no perjudicar al material.

Estas características se aúnan en un producto perfecto: el protector antimanchas Mitrol para tratar suelos de terracota. Con él, los suelos de terracota no solo se mantendrán protegidos de las inclemencias del tiempo, sino también de cualquier tipo de mancha. Lo encontrarás en dos versiones; con acabado natural y con acabado mojado: Mitrol Wet.

Una vez aplicado el tratamiento protector, podemos mantener siempre impecables los suelos de exterior si sabemos cómo. Tratar los suelos de terracota no tiene porque ser complicado, simplemente debemos elegir un limpiador abrillantador como Cerabric. Este novedoso producto saca el máximo brillo a los suelos de terracota hidratándolos en profundidad. Protege a los suelos del desgaste y evita que se acumule la suciedad, facilitando así las limpiezas. Cerabric se utiliza como limpiador habitual, así que simplemente debe aplicarse con una fregona.

En Monestir encontrarás diferentes tipos de tratamientos específicos para tratar los suelos de terracota. Recuerda que en breve, publicaremos la segunda parte dónde hablaremos de los suelos de interior.

Limpieza y tratamiento hidrofugante para fachadas de piedra natural en exteriores

La piedra natural se ha convertido en uno de los materiales más demandados para fachadas y especialmente para exteriores, pues su acabado elegante y moderno combina a la perfección con otros materiales; madera, vidrio, metal… Además de ser muy resistente, es un gran aislante y protege nuestro hogar, aportando calidez en invierno y frescura en verano.

Aunque también la caracteriza su gran durabilidad, la piedra natural, al igual que cualquier otro material, necesita productos específicos para su cuidado y mantenimiento, pues la utilización de cualquier producto químico habitual como el amoniaco o la lejía puede dañar seriamente nuestra fachada.

Cómo limpiar nuestra fachada de piedra natural

Si accidentalmente hemos manchado nuestra fachada de piedra natural, lo mejor que podemos utilizar para su limpieza es SANIGEL. Para empezar, lo diluiremos en 10 partes de agua y sobre la fachada seca, aplicaremos SANIGEL con la ayuda de una escoba. Lo dejamos actuar 5 minutos y procedemos a frotar enérgicamente con la escoba limpia. Para acabar, aclaramos con abundante agua; nuestra fachada de piedra natural quedará impecable.

Cómo aplicar un tratamiento hidrofugante

Si nuestra fachada de piedra natural se encuentra en el exterior, es más que probable que se produzcan filtraciones de agua y que posteriormente deriven en humedades, moho o verdín; por ello, es imprescindible aplicar un líquido hidrofugante. El objetivo es impermeabilizar nuestra fachada de piedra natural con un tratamiento especialmente diseñado para este material.

HIDROCLAY es el hidrofugante perfecto, ya que además de impermeabilizar, evita cualquier tipo de mancha, no amarillea ni se escama y además permite que la piedra natural transpire.

Su aplicación es muy sencilla; sobre la fachada limpia y seca, agitamos bien el envase y vertemos en un recipiente. Aplicaremos con la ayuda de una brocha ancha de abajo hacia arriba con cuidado de no aplicar en exceso. Si preferimos podemos aplicar con un pulverizador, esta vez con cuidado, para evitar salpicaduras y protegiéndonos con guantes y gafas de protección.

HIDROCLAY seca rápidamente pero es necesario esperar 24 horas para que penetre en profundidad en la piedra natural.

Verás como con los productos MONESTIR tu fachada de piedra natural quedará impecable y absolutamente protegida de las inclemencias del tiempo.