Humedades en fachadas exteriores, cómo acabar con ellas

Humedades en fachadas exteriores, cómo acabar con ellas

La temporada de lluvias por fin ha terminado, así que es el momento perfecto para poner a punto nuestro hogar. Uno de los problemas más frecuentes es el de las humedades en fachadas exteriores, así que hoy vamos a centrarnos en su limpieza y prevención.

Humedades en fachadas exteriores: limpieza

Es muy frecuente que aparezcan humedades en fachadas exteriores, tanto manchas oscuras como moho o verdín. Este problema no es solo antiestético, sino que es necesario eliminarlo de raíz, literalmente, ya que daña a nivel interno las fachadas. Para no perder el tiempo y realizar una limpieza eficaz lo más rápido posible, es necesario una limpiador específico para ello, como por ejemplo Limpiador de pavimentos exteriores.

Destinado para suelos y fachadas, este potente limpiador de humedades en fachadas exteriores puede utilizarse sobre superficies de terracota, piedra, gres, pizarra… Sin ninguna dificultad es capaz de disolver las manchas de humedad más incrustradas, así como las concentraciones de verdín sobre las fachadas. Su aplicación es muy sencilla, simplemente hay que diluir una parte en tres de agua, dejar actuar, frotar suavemente con un cepillo y aclarar.

Humedades en fachadas exteriores: cómo evitarlas

Aunque limpiemos las humedades en fachadas exteriores, es muy probable que vuelvan a salir. Para evitar estar limpiando cada cierto tiempo, lo mejor es proteger nuestras fachadas exteriores de las temidas humedades.

Para ello, debemos elegir un buen hidrofugante, es decir, un tratamiento que impermeabilice nuestra fachada por completo. Hidroclay es un tratamiento que cumple con estas características. Protege las fachadas de hormigón, piedra, ladrillo y monocapa; ya que penetra en la fachada protegiéndola de las humedades. Además es transpirable y evita el desgaste de la fachada con el paso del tiempo. Hidroclay es un producto totalmente imprescindible si quieres evitar por completo las humedades en fachadas exteriores.

Cómo limpiar y mantener nuestros suelos de mármol

Los suelos de mármol aportan un gran atractivo al hogar, ya que desde siempre el mármol ha sido un material que ha transmitido lujo y elegancia, y por lo tanto irradia ese estilo a la estancia en que se encuentre.

Su acabado único, así como su gran durabilidad y resistencia lo hace ser uno de los materiales más valorados y demandados, no solo para suelos, sino también para revestir paredes o para el mobiliario de cualquier estancia del hogar.

Sin embargo, se trata de un material delicado, ya que debido a su alta porosidad, el mármol es muy vulnerable a las manchas puesto que las absorbe fácilmente. Por ello, es muy importante actuar cuanto antes y proceder a la limpieza de cualquier mancha si no queremos tenerla eternamente en nuestro suelo de mármol. No obstante, al ser un material tan delicado no podemos aplicar un limpiador cualquiera, ya que corremos el riesgo de dañar la superficie o restar el bonito brillo de nuestros suelos de mármol. Por esta razón, debemos utilizar un limpiador específico para suelos de mármol, y no solo para este tipo de accidentes, sino también para realizar su limpieza habitual.

Por ello, te recomendamos LIMPIADOR ABRILLANTADOR MÁRMOL de MONESTIR, un producto especialmente diseñado para la limpieza de los suelos de mármol, así como de los suelos de granito y de terrazo. LIMPIADOR ABRILLANTADOR MÁRMOL es el producto perfecto ya que no solo sirve para manchas puntuales, sino que puedes utilizarlo diariamente para la limpieza y mantenimiento de tus suelos de mármol. Además de su función higiénica, realza y mantiene el bonito color y brillo propios del mármol gracias a que hidrata en profundidad cada pieza, y a la vez las protege de futuras manchas.

Otro aspecto muy importante a destacar es su efecto antideslizante, ya que habitualmente después de una limpieza, el mármol solía quedar con un efecto resbaladizo muy molesto y además peligroso. Con LIMPIADOR ABRILLANTADOR MÁRMOL podrás olvidarte de ello y le darás a tu suelo de mármol una capa antideslizante sin dañar su brillo natural. Asimismo, evita las marcas de huellas y confiere al suelo una capa protectora que impide la acumulación de polvo. Su suave y agradable aroma otorga al hogar una sensación de frescor y limpieza única.

Para realizar la limpieza de tus suelos de mármol solo tienes que diluir medio vaso de LIMPIADOR ABRILLANTADOR en un cubo de agua y extenderlo de manera uniforme con la fregona bien escurrida. Una vez realizada la limpieza, solo tienes que esperar 15 minutos para su secado y verás como tus suelos de mármol quedan protegidos contra las posibles huellas, polvo y manchas, además de quedar perfectamente limpios y brillantes durante mucho tiempo.

Acaba con las manchas de cal en tus suelos de gres o cerámica

Aunque la cerámica siempre ha sido un material habitual para el revestimiento de paredes y suelos de baños y cocinas; en los últimos años la cerámica está siendo muy demandada para el resto de estancias del hogar, especialmente en lo que se refiere al revestimiento de suelos. Esto se debe a la gran variedad de diseños y acabados que permite, convirtiéndose así los suelos de cerámica en un elemento decisivo en la decoración de interiores.

Con la cerámica se crean diferentes tipos de piezas: los azulejos, el gres «normal» y el gres porcelánico. Mientras que los tradicionales azulejos, se utilizan solo para revestir paredes, tanto el gres como el gres porcelánico se pueden utilizar como revestimiento para paredes y para suelos.
Sin embargo, hay que destacar que la mayor diferencia práctica entre ambos tipos de gres, es su nivel de absorción de agua. Debido a ello, el gres “normal” se recomienda para interiores, mientras que el gres porcelánico es, sin duda, más aconsejable para exteriores, ya que se trata de un material con un nivel muy bajo de absorción de agua.

Entre las ventajas de cualquier tipo de revestimiento de cerámica, está su dureza, su gran resistencia frente a los cambios de temperatura y su facilidad de limpieza.

Aunque es cierto que los suelos de cerámica no son tan delicados como los suelos de otros materiales, como el mármol y la madera, que requieren un cuidadoso mantenimiento, sí que es verdad que los suelos de cerámica con el tiempo pueden presentar antiestéticas manchas blancas debido a la cal y a la formación de velos blancos. Para acabar con este tipo de manchas, no es suficiente con una limpieza con el típico fregasuelos, sino que tendremos que recurrir a un producto especializado para suelos de cerámica.

Para estos casos, la mejor solución es utilizar LIMPIADOR ABRILLANTADOR de MONESTIR. Este tipo de limpiador está diseñado específicamente para suelos de gres, azulejos y porcelánicos; se puede utilizar diariamente y acaba definitivamente con las manchas de cal y velos blancos. Además de ello, devuelve el brillo original de tus suelos de cerámica haciendo que luzcan como nuevos. Su fuerte poder de limpieza unido a su agradable perfume mantiene una perfecta higiene en tu hogar además de dar una sensación de recién limpio durante todo el día.

Para realizar la limpieza, solo tienes que diluir un vasito de LIMPIADOR ABRILLANTADOR en un cubo de agua y escurrir bien la fregona antes de pasarla. En caso de que tu suelo presentase manchas antiguas y muy rebeldes, puedes aplicar LIMPIADOR ABRILLANTADOR directamente.

Recuerda siempre utilizar productos específicos para los revestimientos de tu hogar, pues solo así conseguirás una limpieza exhaustiva sin riesgo de daños y sin restar belleza a sus acabados, manteniéndolos como el primer día.