Cómo quitar manchas en suelo hidráulico

Si elegimos un suelo hidráulico es para que sea un elemento importante en la decoración. Por ello, es muy importante mantenerlos relucientes para que resalte su bonito diseño y colorido. Si tu suelo hidráulico está muy manchado y no sabes cómo limpiarlo sin dañar su color, aquí te enseñamos cómo quitar manchas en suelo hidráulico.

Los suelos hidráulicos deben ser tratados con cuidado si no queremos estropearlos. Por esta razón, no podemos utilizar en ellos productos agresivos como la lejía, el salfumán o el amoníaco. Para quitar manchas en suelo hidráulico debemos utilizar un producto especial para su limpieza.

Sanigel es un limpiador específico para quitar manchas en suelo hidráulico. Para su utilización, es necesario diluir 1 parte de Sanigel en 3 de agua y extender la mezcla con una fregona. Se deja actuar entre 10 y 15 minutos y se procede a frotar suavemente para quitar las manchas en suelo hidráulico con un estropajo suave. Para finalizar se aclara con abundante agua y se retira todo con una fregona o bayeta.

Cómo verás se pueden quitar las manchas de suelo hidráulico de una manera sencilla. Si quieres evitar que tu suelos hidráulicos se vuelvan a manchar, lo mejor que puedes hacer es aplicar un tratamiento que los proteja.

Un tratamiento de fácil aplicación como Bellatrix es la mejor solución para nuestros suelos hidráulicos. Se trata de un tratamiento protector antimanchas especial para este tipo de suelos. De esta manera no tendrás que volver a quitar manchas en suelo hidráulico y además las limpiezas habituales serán más fáciles y rápidas, ya que Bellatrix evita la acumulación de suciedad.

Para aplicar este tratamiento antimanchas solo necesitas una brocha ancha o rodillo. Además lo encontrarás disponible con 2 acabados. Bellatrix natural para un acabado totalmente transparente o Bellatrix Efecto Mojado para un efecto satinado.

Limpieza de fachadas

Limpieza de fachadas sin complicaciones

A todos nos gusta que las fachadas de nuestra casa, estén relucientes, pues es la primera imagen que ofrece nuestro hogar. Una fachada descuidada y manchada ofrece una imagen desagradable y desastrosa que es necesario evitar. Sin embargo, nuestras fachadas son vulnerables a distintos tipos de agresiones externas.

Con el transcurso del tiempo, es inevitable que las fachadas de nuestra casa sucumban a las inclemencias meteorológicas. Manchas de humedad, salitre, moho y verdín son manchas que se producen en todos los hogares. Este tipo de manchas no se pueden quitar con cualquier producto y es necesario eliminarlas cuanto antes para detener su expansión. De la misma manera, nuestras fachadas son vulnerables a cualquier tipo de mancha doméstica que podamos haber producido por accidente.

Para realizar una limpieza de fachadas eficaz y a la vez rápida y sencilla, debemos tener en cuenta dos cosas: la primera, el material de nuestra fachada, y en segundo lugar, el tipo de manchas a eliminar.

Limpieza de fachadas manchadas con salitre

Las manchas de salitre son muy difíciles de quitar, pero si utilizamos el producto adecuado enseguida desaparecen. Para acabar con ellas rápidamente y sin esfuerzo, lo mejor es utilizar Sanet, solo tenemos que dejarlo actuar unos segundos y podremos sacar las manchas de salitre con facilidad.

Limpieza de fachadas con manchas domésticas

Para manchas domésticas y con base de aceite, es necesario utilizar un producto desengrasante adecuado para fachadas, como Sanigel que respeta el material de la fachada mientras elimina por completo este tipo de las manchas.

Limpieza de fachadas manchadas de moho y verdín

Este tipo de manchas, son las más comunes en las fachadas y también de las más «peligrosas» para el hogar, ya que llegan a afectar a la estructura interna de la fachada. Para eliminarlas sin problemas es necesario usar Limpiador de pavimentos que además de limpiar tiene efecto preventivo, evitando así que la fachada vuelva a absorber humedad.

Cómo limpiar piedra caliza exterior

Cómo limpiar piedra caliza exterior

Dentro de la piedra natural, existen diversas variedades de piedra y hoy en concreto hablaremos de la piedra caliza. Su gran calidad y sus excelentes características unidas a un precio moderadamente económico, la hacen ser uno de los materiales más demandados por los hogares.

Los puntos fuertes de la piedra caliza son su alta resistencia y durabilidad, por lo que es muy utilizada tanto en suelos como en revestimientos y podemos verla fácilmente en interiores y exteriores, especialmente en estos últimos. Para limpiar adecuadamente la piedra caliza en el exterior os damos las siguientes recomendaciones.

Consejos para limpiar piedra caliza exterior

Aunque la piedra caliza destaca por ser fácil de mantener, es evidente que cuando un material se encuentra en el exterior se acelera su desgaste. Esto es debido en mayor parte a las inclemencias atmosféricas; las heladas pueden afectar a su resistencia, y las humedades pueden originar a largo plazo más problemas, como la aparición de moho y verdín. Por ello, debemos ser cuidadosos en la limpieza y mantenimiento de nuestros suelos y revestimientos.

Los problemas más habituales de la piedra caliza son: las manchas domésticas y las manchas de humedad que derivan en moho y verdín. Al ser manchas de diferente tipo, es necesario limpiar la piedra caliza exterior con tratamientos distintos.

Cómo limpiar manchas domésticas en piedra caliza exterior

Para limpiar la piedra caliza exterior de manchas domésticas, lo más recomendable es utilizar un buen quitamanchas desengrasante. Te recomendamos Sanigel, que al ser de acción prolongada resulta muy fácil y cómodo de usar.

Cómo limpiar manchas de moho y verdín en piedra caliza exterior

Para limpiar la piedra caliza exterior de manchas de moho y verdín, es importante utilizar un limpiador que no sea agresivo con la superficie pero que sea eficaz con este tipo de manchas. Útil tanto para suelos como para fachadas, te recomendamos Limpiador de pavimentos exteriores. Con él, te olvidarás rápidamente de estas agresivas manchas que no solo dañan la piedra caliza a nivel superficial, sino también a nivel interno.

Cómo limpiar manchas difíciles del suelo

Cómo limpiar manchas difíciles del suelo

Generalmente nuestros suelos se manchan de restos de comida o bebidas, un tipo de manchas que solemos limpiar enseguida y con gran facilidad. No obstante, en ocasiones nos enfrentamos a manchas muy incrustadas que son difíciles de limpiar. Entre las más complicadas, están las manchas de pintura. Es habitual que protejamos nuestros suelos cuando vamos a pintar las paredes de una habitación, pero a veces es inevitable que caiga pintura al suelo y nos demos cuenta mucho tiempo después, cuando la mancha ya se ha secado y es muy difícil de limpiar.

Asimismo, otro tipo de manchas difíciles de limpiar, son las manchas de aceite que se dan dentro del garaje. A veces, nuestro coche o moto pierden aceite del motor y manchan el suelo de nuestro garaje, pero no solo eso, sino que aunque sea una mancha muy pequeña, si la pisamos sin querer y luego entramos a casa, ya habremos manchado inevitablemente nuestro suelo interior.

Para no dañar nuestros suelos con dichas manchas o posteriormente dañarlo durante la limpieza con productos agresivos; te recomendamos un producto que respete tus suelos y que sea de sencilla y rápida aplicación para no estar perdiendo el tiempo.

Este producto es Sanigel, un potente limpiador desengrasante de manchas domésticas. No emite vapores, así que puedes utilizarlo tanto en tus suelos de exterior como de interior. Para limpiar las manchas de tu suelos, debes diluir Sanigel en un cubo de agua y extenderlo con una fregona sobre las manchas. Solo tendrás que esperar 5 minutos para que Sanigel actúe y disuelva las manchas. A continuación hay que frotar suavemente con un estropajo y aclarar abundantemente con agua. Para finalizar, eliminaremos cualquier residuo con la fregona.

Recuerda que puedes utilizar Sanigel sobre una gran variedad de suelos: pizarra, piedra, hormigón, mosaico hidráulico, barro, cerámica esmaltada, mármol envejecido y gres rústico.

Cómo limpiar manchas domésticas en piedra natural

Desde la antigüedad, la piedra natural ha sido uno de los materiales más utilizados en la construcción de hogares. Aunque en la actualidad hemos modificado su estética a nuestro antojo y le hemos dado multitud de acabados, la piedra natural mantiene sus excelentes características, como la resistencia y la durabilidad, que la hacen continuar como uno de los materiales más demandados tanto para la construcción como para la decoración de hogares.

Aunque estamos muy acostumbrados a verla en exteriores, en los últimos años la piedra natural está siendo muy utilizada en interiores como revestimiento, tanto para fachadas como para suelos, ya que aporta mucha personalidad a cualquier tipo de estancia. Por ello, al estar presente en el interior del hogar, hay muchas posibilidades de que en cualquier momento se ensucie y se produzcan accidentalmente manchas domésticas.

Puede darnos la impresión de que la piedra natural al ser un material muy fuerte, es resistente a cualquier tipo de agresión, pero a pesar de ello, la piedra natural es vulnerable a ciertos agentes químicos presentes en productos de limpieza.

Por esta razón, debemos utilizar productos que limpien en profundidad sin alterar las propiedades de la piedra natural. En el habitual caso de manchas domésticas, como pueden ser de comida, grasas o pinturas, debemos utilizar SANIGEL de
MONESTIR, un potente limpiador desengrasante que elimina incluso grafitis. Además sirve como decapante de cera, así como para las típicas manchas de verdín en exteriores. No lleva disolventes que son los más perjudiciales para la piedra natural y no emite vapores, por lo que es perfecto para utilizar en interiores.

Recuerda que siempre antes de manipular cualquier producto químico, debes protegerte con guantes y gafas de protección para evitar cualquier percance.

Para comenzar con la eliminación de manchas domésticas sobre piedra natural, debemos diluir 1 parte de SANIGEL en 10 partes de agua. Si la mancha está en el suelo, primero barremos la superficie y luego extenderemos SANIGEL con una fregona, pero si se trata de una fachada utilizaremos un cepillo de raíces o un estropajo para su aplicación. Esperaremos entonces 5 minutos a que actúe y procederemos a frotar el suelo o la fachada enérgicamente con el estropajo o el cepillo. Una vez eliminada la mancha, aclararemos con abundante agua.

No se nos olvida recordarte que SANIGEL es un producto muy versátil y también puede aplicarse sobre revestimientos de terracota, así como para cualquier variedad de piedra, como mármol, pizarra, gres, cerámica y mosaico hidráulico, materiales que seguramente también tendrás en tu hogar.