conservar suelo mosaico hidráulico

Cómo conservar suelo de mosaico hidráulico

El suelo de mosaico hidráulico destaca por sus llamativos y originales colores y decoraciones, así que si quieres mantenerlo tan bonito como el primer día, necesitas saber cómo conservar suelo de mosaico hidráulico.

1. Protector para conservar suelo de mosaico

Los principales enemigos de las baldosas de suelo de mosaico hidráulico son las inclemencias atmosféricas y cualquier tipo de mancha. Así que para conservar suelo de mosaico necesitarás impermeabilizar las baldosas. De esta manera, saturas los poros de cada baldosa, impidiendo que llegue a penetrar la humedad o cualquier mancha.

Para ello, te recomendamos utilizar un protector antimanchas, especial para suelos de mosaico hidráulico. En Monestir encontrarás dos variedades de protector antimanchas, con efecto mate, para conservar tus suelos de mosaico con un acabado natural o con efecto mojado, si prefieres conservar tus suelos de mosaico dándoles un efecto satinado.

Los protectores antimanchas de Monestir, no solo conservar tu suelos de mosaico hidráulico sino que también actúan como endurecedor evitando su envejecimiento prematuro. Asimismo no tendrás que preocuparte a largo plazo, pues no amarillean ni opacan los bonitos colores de las baldosas de mosaico. Además te facilitará las limpiezas habituales de tus suelos de mosaico.

2. Cera líquida ecológica para conservar suelo de mosaico

Para conservar suelo de mosaico con una capa extra de protección y brillo, recomendamos utilizar la Cera líquida ecológica de Monestir. De esta manera, el suelo de mosaico hidráulico queda protegido del desgaste del tránsito y también de marcas de rallado y huellas. La Cera líquida ecológica es perfecta para darle un aspecto brillante y elegante a los suelos de mosaico hidráulico, especialmente si son antiguos y no sabemos cómo recuperar su lustroso brillo de antaño.

Otro aspecto importante para conservar suelo de mosaico es una limpieza adecuada. Si quieres saber más trucos para conservar suelo de mosaico, estate atento a los próximos posts.

Cómo quitar manchas en suelo hidráulico

Si elegimos un suelo hidráulico es para que sea un elemento importante en la decoración. Por ello, es muy importante mantenerlos relucientes para que resalte su bonito diseño y colorido. Si tu suelo hidráulico está muy manchado y no sabes cómo limpiarlo sin dañar su color, aquí te enseñamos cómo quitar manchas en suelo hidráulico.

Los suelos hidráulicos deben ser tratados con cuidado si no queremos estropearlos. Por esta razón, no podemos utilizar en ellos productos agresivos como la lejía, el salfumán o el amoníaco. Para quitar manchas en suelo hidráulico debemos utilizar un producto especial para su limpieza.

Sanigel es un limpiador específico para quitar manchas en suelo hidráulico. Para su utilización, es necesario diluir 1 parte de Sanigel en 3 de agua y extender la mezcla con una fregona. Se deja actuar entre 10 y 15 minutos y se procede a frotar suavemente para quitar las manchas en suelo hidráulico con un estropajo suave. Para finalizar se aclara con abundante agua y se retira todo con una fregona o bayeta.

Cómo verás se pueden quitar las manchas de suelo hidráulico de una manera sencilla. Si quieres evitar que tu suelos hidráulicos se vuelvan a manchar, lo mejor que puedes hacer es aplicar un tratamiento que los proteja.

Un tratamiento de fácil aplicación como Bellatrix es la mejor solución para nuestros suelos hidráulicos. Se trata de un tratamiento protector antimanchas especial para este tipo de suelos. De esta manera no tendrás que volver a quitar manchas en suelo hidráulico y además las limpiezas habituales serán más fáciles y rápidas, ya que Bellatrix evita la acumulación de suciedad.

Para aplicar este tratamiento antimanchas solo necesitas una brocha ancha o rodillo. Además lo encontrarás disponible con 2 acabados. Bellatrix natural para un acabado totalmente transparente o Bellatrix Efecto Mojado para un efecto satinado.

Cómo limpiar manchas difíciles del suelo

Cómo limpiar manchas difíciles del suelo

Generalmente nuestros suelos se manchan de restos de comida o bebidas, un tipo de manchas que solemos limpiar enseguida y con gran facilidad. No obstante, en ocasiones nos enfrentamos a manchas muy incrustadas que son difíciles de limpiar. Entre las más complicadas, están las manchas de pintura. Es habitual que protejamos nuestros suelos cuando vamos a pintar las paredes de una habitación, pero a veces es inevitable que caiga pintura al suelo y nos demos cuenta mucho tiempo después, cuando la mancha ya se ha secado y es muy difícil de limpiar.

Asimismo, otro tipo de manchas difíciles de limpiar, son las manchas de aceite que se dan dentro del garaje. A veces, nuestro coche o moto pierden aceite del motor y manchan el suelo de nuestro garaje, pero no solo eso, sino que aunque sea una mancha muy pequeña, si la pisamos sin querer y luego entramos a casa, ya habremos manchado inevitablemente nuestro suelo interior.

Para no dañar nuestros suelos con dichas manchas o posteriormente dañarlo durante la limpieza con productos agresivos; te recomendamos un producto que respete tus suelos y que sea de sencilla y rápida aplicación para no estar perdiendo el tiempo.

Este producto es Sanigel, un potente limpiador desengrasante de manchas domésticas. No emite vapores, así que puedes utilizarlo tanto en tus suelos de exterior como de interior. Para limpiar las manchas de tu suelos, debes diluir Sanigel en un cubo de agua y extenderlo con una fregona sobre las manchas. Solo tendrás que esperar 5 minutos para que Sanigel actúe y disuelva las manchas. A continuación hay que frotar suavemente con un estropajo y aclarar abundantemente con agua. Para finalizar, eliminaremos cualquier residuo con la fregona.

Recuerda que puedes utilizar Sanigel sobre una gran variedad de suelos: pizarra, piedra, hormigón, mosaico hidráulico, barro, cerámica esmaltada, mármol envejecido y gres rústico.