El verano significa aprovechar al máximo nuestras terrazas y jardines. Por eso, una buena limpieza de verano incluye también a nuestros espacios favoritos de exterior.

Limpieza de verano: terrazas

Cerabric, un limpiador abrillantador que deja los suelos como nuevos, ya que además de evitar la suciedad acumulada, actúa como hidratante y devuelve a los suelos su brillo original. Lo podrás aplicar habitualmente con la fregona sobre suelos de terracota, piedra, pizarra, mosaico hidráulico, microcemento, mármol…

Limpieza de verano: suelos de jardín

Los suelos de jardín suelen verse afectados por la acumulación de moho y verdín. Para realizar una limpieza de verano fácil y cómoda es aconsejable utilizar un limpiador que acabe con este problema de raíz pero sin que sea agresivo con los suelos. Un producto que cumple estas características es Limpiador de Pavimentos Exteriores de Monestir. Se aplica diluido con una fregona y se deja actuar el tiempo recomendado. Después, simplemente se debe frotar suavemente y aclarar los suelos.

Limpieza de verano: muebles de jardín y barbacoas

Una limpieza de verano debe ser lo más rápida y práctica posible, por eso el Limpiador muebles de jardín y toldos de Monestir es perfecto, ya que está destinado para todo tipo de materiales como plástico, madera, teca, ratán, resina, lonas…Elimina fácilmente la suciedad incrustrada en todo tipo de muebles de jardín, incluyendo también sombrillas, toldos y persianas.

Y no nos olvidemos de las barbacoas. Muy utilizadas en verano, deben limpiarse con asiduidad. Para poder limpiar con facilidad sus parrillas, te recomendamos un producto que sea capaz de disolver inmediatamente el hollín y las grasas más incrustradas como Limpiador cristal, chimeneas y barbacoas de Monestir.

Definitivamente el mejor consejo para proteger piedra exterior es realizar un buen mantenimiento. Y lo cierto es que si es rápido y sencillo mucho que mejor. Por ello, enseguida te explicamos cómo conseguir la mayor protección para suelos y fachadas de piedra exterior.

La piedra natural se caracteriza por ser un gran aislante térmico, además de por su resistencia y durabilidad. Sin embargo, su talón de Aquiles es su porosidad. Esto lo convierte en un material vulnerable a las humedades y a cualquier tipo de mancha. Así que el mejor consejo para proteger piedra exterior, es aplicar tratamientos que eviten la filtración de cualquier tipo de humedad.

Consejo para proteger piedra exterior: Fachadas

El mejor tratamiento para estos casos es Hidroclay, un hidrofugante transpirable que protege las fachadas de las inclemencias meteorológicas, ya que impide por completo la filtración de agua. Asimismo, evita su degradación debido a las heladas y a su desgaste con el paso del tiempo. De esta manera, evitarás cualquier problema derivado de la humedad, como las eflorescencias y las concentraciones de moho.

Consejo para proteger piedra exterior: Suelos

Proteger los suelos de piedra exterior es primordial. Por ello, te aconsejamos un tratamiento protector que además de evitar cualquier filtración, permita transpirar al pavimento y que además sea totalmente antideslizante. Este tratamiento es Bellatrix, de fácil aplicación, seca rápidamente y no altera el color de los suelos de piedra exterior. Lo encontrarás disponible en dos acabados diferentes, transparente y con efecto mojado.

Consejo para proteger piedra exterior: Terrazas

En las terrazas suelen producirse filtraciones de agua que acaban convirtiéndose en goteras. Para evitar un gran daño en su estructura, debemos ser meticulosos hasta en el último rincón. Para proteger las terrazas de piedra exterior por completo, te recomendamos Impermeabilizante Grietas y Juntas, específico para estos casos, es de fácil aplicación y de secado inmediato.<7p>

tratar suelos de terracota interior

En el post anterior hablamos sobre cómo tratar suelos de terracota en exteriores y como lo prometido es deuda, hoy nos toca hablar sobre cómo tratar suelos de terracota de interior.

Como os comentamos anteriormente, los suelos de terracota cuentan con numerosas cualidades, pero también tienen un inconveniente: su porosidad. Por ello son vulnerables a las manchas y humedades, pudiendo ocasionarles daños internos y externos.

Por suerte, podemos protegerlos de tales daños si sabemos darles los cuidados adecuados. Tratar los suelos de terracota de interior es muy sencillo, aunque su cuidado sea diferente del de los suelos de exterior.

Cómo tratar suelos de terracota interiores

Para tratar suelos de terracota interiores de manera adecuada, necesitaremos un tratamiento base y otro de terminación. La utilización de estos productos es muy sencilla. Solo necesitarás una brocha ancha para su aplicación.

En Monestir podrás elegir entre dos tratamientos base, cuya única diferencia es su acabado:

Cottobello con efecto natural

Remember con efecto mojado

Ambos productos tratan en profundidad los suelos de terracota para reducir su porosidad y la hidratan, ya que crean una capa de protección sobre el suelo.

Esta capa protectora no amarillea ni envejece con el tiempo y respeta el bonito color y brillo original de la terracota, ya que la deja transpirar perfectamente. Además, facilita la limpieza habitual ya que evita la acumulación de suciedad.

Productos de terminación para terracota de interior

Respecto a los productos de terminación para tratar los suelos de terracota, en Monestir podrás disponer de Lucer en tres acabados:

Acabado brillante

Mate-satinado

Efecto envejecido tono cuero

Este tratamiento nutre en profundidad los suelos de terracota y renueva su brillo, dejándolos como nuevos. Asimismo, es perfecto para renovar los tratamientos antiguos sin tener que decaparlos.

Para su mantenimiento, te recomendamos utilizar durante tus limpiezas habituales Cerabric. Así tus suelos de terracota de interior permanecerán siempre impecables y brillantes.

tratar suelos de terracota exteriores

En el post de hoy hablaremos sobre cómo tratar suelos de terracota exteriores. Si necesitas también información sobre suelos de terracota de interior, aquí tienes toda la información.

Los suelos de terracota son de los suelos más solicitados debido a su belleza, versatilidad y durabilidad. Sin embargo, su talón de Aquiles es su porosidad. Por ello, es fundamental tratar los suelos de terracota con productos de calidad que los protejan del desgaste y las manchas, y que a su vez realcen todo su color y brillo natural.

Tratar suelos de terracota exteriores

Para tratar suelos de terracota exteriores, es imprescindible aplicar un tratamiento hidrofugante. De esta manera evitaremos al máximo que la humedad penetre en las baldosas. Asimismo, es importante que el tratamiento sea transpirable para no perjudicar al material.

Estas características se aúnan en un producto perfecto: el protector antimanchas Mitrol para tratar suelos de terracota. Con él, los suelos de terracota no solo se mantendrán protegidos de las inclemencias del tiempo, sino también de cualquier tipo de mancha. Lo encontrarás en dos versiones; con acabado natural y con acabado mojado, Mitrol Wet.

Mantener suelos de terracota exterior

Una vez aplicado el tratamiento protector, podemos mantener siempre impecables los suelos de exterior de terracota si sabemos cómo. Tratar los suelos de terracota no tiene porque ser complicado, simplemente debemos elegir un limpiador abrillantador como Cerabric.

Este novedoso producto saca el máximo brillo a los suelos de terracota hidratándolos en profundidad. Protege a los suelos del desgaste y evita que se acumule la suciedad, facilitando así las limpiezas. Cerabric se utiliza como limpiador habitual, así que simplemente debe aplicarse con una fregona.

En Monestir encontrarás diferentes tipos de tratamientos específicos para tratar los suelos de terracota.

Ya empieza a hacer buen tiempo, y los suelos de tu jardín, terraza o balcón están sucios, opacos y manchados. Ha llegado el momento de renovar el aspecto del suelo exterior.

Tanto si los daños son debidos a las inclemencias del tiempo como a los antiguos tratamientos o a las manchas, podremos renovar el aspecto del suelo exterior de una manera sencilla si sabemos cómo.

Renovar el aspecto del suelo exterior: Limpieza y tratamientos

1. Suciedad superficial

Si tus suelos de exterior solamente presentan suciedad superficial pero están opacos y apagados, necesitarán una ayuda para recuperar su brillo. Para renovar el aspecto del suelo exterior, te recomendamos Cerabric. Se trata de un producto dos en uno, ya que además de limpiar en profundidad, abrillanta los suelos. Actúa como hidratante, por eso devuelve a los suelos su brillo original. Cerabric es de uso habitual y está destinado para suelos de terracota, piedra, pizarra, mármol y mosaico hidráulico.

2. Problemas de verdín

Por otro lado, si tus suelos de exterior presentan problemas de verdín, será necesario un tratamiento más fuerte. Para estos casos, es recomendable Limpiador de Pavimentos exteriores. Este potente limpiador renueva el aspecto del suelo exterior por completo, ya que en solo unos minutos disuelve el verdín más arraigado.

3. Moho en zonas determinadas

Para casos más leves y en zonas determinadas, como manchas de moho, solo necesitarás Limpia Moho, un eficaz limpiador en formato spray que disuelve estas desagradables manchas tanto en suelos como en fachadas.

4. Decapar tratamientos antiguos

Si lo que necesitas es deshacerte de antiguos tratamientos como barnices, ceras o aceites, para renovar el aspecto del suelo exterior deberás utilizar un limpiador decapante. Para este procedimiento necesitarás Sanigel. Este limpiador logra eliminar las capas de los tratamientos anteriores, así como todo tipo de manchas domésticas. Su aplicación es muy sencilla y en un par de horas, tus suelos de exterior estarán completamente renovados.

humedades en fachadas

Estamos en plena temporada de lluvias, y muchas personas se encuentran con un problema recurrente cada primavera: las humedades en fachadas exteriores. Por eso, hoy vamos a centrarnos en su limpieza y prevención.

Humedades en fachadas exteriores: limpieza

Es muy frecuente que aparezcan humedades en fachadas exteriores, tanto manchas oscuras como moho o verdín. Este problema no es solo antiestético, sino que es necesario eliminarlo de raíz, literalmente, ya que daña a nivel interno las fachadas.

Para no perder el tiempo y realizar una limpieza eficaz lo más rápido posible, es necesario una limpiador específico para ello, como por ejemplo el Limpiador de pavimentos exteriores.

Destinado para suelos y fachadas, este potente limpiador de humedades en fachadas exteriores puede utilizarse sobre superficies de terracota, piedra, gres, pizarra… Es capaz de disolver las manchas de humedad más incrustadas, así como las concentraciones de verdín sobre las fachadas.

Su aplicación es muy sencilla, simplemente hay que diluir una parte del Limpiador en tres de agua, dejar actuar, frotar suavemente con un cepillo y aclarar.

Humedades en fachadas exteriores: cómo evitarlas

Aunque limpiemos la humedad de las fachadas, es muy probable que vuelvan a salir. Para evitar estar limpiando cada cierto tiempo, lo mejor es proteger nuestras fachadas exteriores de las temidas humedades.

Para ello, debemos elegir un buen hidrofugante, es decir, un tratamiento que impermeabilice nuestra fachada por completo.

Hidroclay es un tratamiento que cumple con estas características. Protege las fachadas de hormigón, piedra, ladrillo y monocapa al penetrar en la fachada y protegerla de las humedades. Además es transpirable y evita el desgaste de la fachada con el paso del tiempo. Hidroclay es un producto totalmente imprescindible si quieres evitar por completo las humedades en fachadas exteriores.

Impermeabilizante de grietas y juntas: evita las goteras

Por último, si detectas que las humedades de la fachada o del tejado penetran hasta el interior del hogar y producen goteras, debes tratar de inmediato esas zonas para acabar con el problema.

Lo puedes hacer fácilmente con el Impermeabilizante para Grietas y Juntas. Con este producto evitarás las filtraciones de agua que provocan goteras y humedades. Es ideal para utilizar en terrazas, cubiertas, áticos y tejados. Además de evitar la filtración de agua, el Impermeabilizante actúa como consolidante, lo que evita el desgaste y la degradación de las piezas, así como la exfoliación por heladas, que suele ser la causa de las filtraciones.

Si no conoces una manera sencilla de limpiar moho dentro de la casa, aquí encontrarás la manera más rápida y fácil para eliminar de una vez por todas el moho

Después de las constantes lluvias que nos ha dejado la semana santa, es muy probable que hayas encontrado moho en alguna zona de tu hogar, tras los muebles, bajo las ventanas o cristaleras… Así que después de este desagradable descubrimiento, necesitarás limpiar moho dentro de la casa de manera urgente y sobre todo rápida.

Para evitar complicaciones utilizando varios productos, en su mayoría corrosivos, y con los que perderás dinero, tiempo y esfuerzo, te aconsejamos el mejor producto para limpiar moho dentro de casa: Limpia moho de Monestir.

Este limpiador elimina el moho y cualquier tipo de mancha causada por la humedad. Su aplicador en forma de spray asegura una limpieza cómoda y segura, a fin de evitar derrames o percances inesperados. Limpia moho de Monestir es apto para todo tipo de suelos, paredes y fachadas, así como en baldosas y azulejos, lo que lo convierte en perfecto para baños y cocinas. Y en caso de que no solo necesites limpiar moho dentro de la casa, sino también en exterior, podrás utilizarlo en terrazas, balcones y piscinas.

Utilizar Limpia Moho es una tarea muy fácil, para limpiar moho dentro de la casa, solo necesitarás una esponja, balleta o cepillo y unos guantes de goma. Simplemente pulveriza la zona afectada por el moho y deja actuar durante 15 o 20 minutos, pasado este tiempo, frota la superficie y verás cómo el moho desaparece. Al finalizar, aclara la zona para retirar cualquier residuo. Y así de fácil. Si tus suelos de exterior también presentan moho o musgo en mayor cantidad, te recomendamos este post: https://monestir.com/monestir/como-eliminar-musgo-de-la-terraza/

Llega el buen tiempo y con él, las ganas de disfrutar de nuestras terrazas y jardines. Por ello, es importante que pongamos a punto nuestros suelos de exterior. Así que si quieres saber cómo tratar suelo de barro, a continuación te explicamos cómo hacerlo de manera sencilla y rápida, y lo mejor de todo, con un acabado profesional.

Tratar suelo de barro en dos sencillos pasos

Tratar suelos de barro no solo consiste en darles una capa de protección, sino también en darles un mantenimiento de manera periódica para que permanezcan siempre perfectos. Este segundo paso no tiene porque ser engorroso, si tratamos los suelos de barro con los productos destinados para ellos, el tratamiento por completo será sencillo y rápido.

Tratar suelo de barro. Paso 1. Protección

Los suelos de exterior son vulnerables a los vaivenes del clima. Por ello necesitan una capa eficaz de protección. Para tratar suelos de barro exterior, es recomendable aplicar un protector hidrofugante y transpirable. De esta manera, el pavimento no se resentirá con la humedad del clima, no sufrirá daños internos y evitará la proliferación de moho, a la vez que podrá transpirar internamente. Un tratamiento de estas características es Mitrol, es sencillo de aplicar y además lo encontrarás en su otra versión con efecto brillante, Mitrol Wet.

Tratar suelo de barro. Paso 2. Mantenimiento

Para mantener la protección y el color y brillo de los suelos, es importante no olvidar el mantenimiento si queremos tratar los suelos de barro correctamente. Para hacerlo sin complicaciones, existen tratamientos que son también limpiadores. Es el caso de Cerabric, este protector hidratante es perfecto para tratar los suelos de barro. Asimismo es un eficaz limpiador que renueva el brillo de los suelos, además de protegerlos. Conviértelo en tu limpiador habitual y mantendrás tus suelos de barro como nuevos.

Limpiar de forma rápida tras una obra es posible si sabes cómo. Si has realizado una obra o reforma y no sabes muy bien como realizar la limpieza, o si ya la estás realizando y se te está volviendo una tarea pesada e interminable, este post te interesa.

Al terminar una obra o reforma tenemos muchas ganas de ver la zona nueva totalmente limpia, así que enseguida comenzamos a limpiar de forma rápida. Sin embargo, la tarea que prometía ser fácil, se convierte en un incordio, ya que tras repetir la limpieza varias veces, vemos que la suciedad y los residuos continúan ahí.

Esto ocurre porque los productos de limpieza habituales no son útiles para este tipo de residuos. Por eso necesitaremos un producto especializado. Así que si quieres limpiar de forma rápida tras la obra, necesitarás Sanet.

Sanet es un producto destinado a eliminar residuos propios de las obras, como los típicos restos de cemento y mortero, así como manchas de óxido. Además, es capaz de limpiar de forma rápida las eflorescencias salinas y la suciedad incrustada propia de la contaminación.

Este limpiador de restos de obras es perfecto para suelos de gres rústico y porcelánico, terracota, pizarra, piedras no pulidas, cerámica esmaltada y mármol envejecido. Para limpiar de forma rápida tras la obra, solo necesitarás Sanet, una fregona, un estropajo o cepillo de raíces y un par de guantes de goma. Recuerda utilizar ropa que no te importe manchar.

Los suelos deben estar barridos y secos antes de la aplicación. Disuelve una parte de Sanet en cinco de agua y aplica esta mezcla con una fregona. Deja actuar unos segundos y procede a frotar suavemente con el estropajo o cepillo. A continuación aclara con abundante agua y retira los restos con la fregona. Tus suelos quedarán totalmente impecables.

Las manchas de óxido son difíciles de quitar, pero eso no significa que sea imposible. Si quieres saber cómo quitar óxido del suelo fácilmente, a continuación te explicamos cómo proceder de la manera más adecuada.

Cómo quitar óxido del suelo sin dañarlo

Es muy frecuente encontrar óxido en los suelos de exterior como en las terrazas, balcones, jardines o garajes, ya que cualquier herramienta, objeto o mueble de metal son vulnerables a oxidarse si los dejamos en estas zonas. No obstante, también pueden aparecer manchas de óxido en suelos de interior, como en cocinas y baños o tras una obra.

Ante la dificultad de quitar óxido del suelo, es fácil que se nos ocurra utilizar productos muy agresivos, pero no debemos cometer este grave error, pues acabaremos dañando nuestros suelos y será peor el remedio que la enfermedad.

Así que si tus suelos son de piedra, pizarra, terracota, cerámica esmaltada, porcelánico o gres, encontrarás la solución perfecta en Sanet, un efectivo limpiador ácido, específicamente diseñado para quitar óxido del suelo, así como todo tipo de residuos de obra y eflorescencias salinas (cal). Aunque es muy agresivo con este tipo de residuos, es totalmente inofensivo con los suelos y respeta su superficie.

Para quitar óxido del suelo, el primer paso que debes dar es retirar la suciedad superficial de los suelos, barriendo como de costumbre. Puedes fregarlo si lo consideras oportuno, pero recuerda que el pavimento debe estar completamente seco antes de aplicar Sanet. Para su aplicación, diluye una parte de Sanet en cinco de agua y extiende la mezcla con la ayuda de una fregona. Deja actuar unos segundos y frota con un estropajo para quitar el óxido del suelo. Este saldrá con facilidad. Para terminar, aclara con abundante agua y retira toda la suciedad con la fregona.