impermeabilizar una terraza

Una de las consultas más frecuentes que estamos recibiendo estos días es cómo impermeabilizar una terraza sin tener que recurrir a las telas asfálticas impermeabilizantes. Y es que, aunque estas telas son muy efectivas cuando se colocan correctamente, tienen el grandísimo inconveniente de que ocultan por completo la belleza del suelo o la cubierta. 

Por eso, cuando se trata de suelos rústicos o de calidad como la terracota, el mármol, la pizarra, el gres o otros materiales similares, es esencial poder impermeabilizarlos con un producto que no los oculte, es más, que no altere en absoluto su belleza natural.

Y eso es lo que conseguimos con el Impermeabilizante para grietas y juntas MONESTIR

Impermeabilizante para terrazas 

El impermeabilizante para grietas y juntas MONESTIR evita las filtraciones en suelos de exterior y cubiertas, terrazas, áticos y tejados. Gracias a su poder impermeabilizante, evita la aparición de goteras, previene la formación de moho y evita la exfoliación y rotura de las piezas por heladas.

Este producto tiene un acabado totalmente transparente y sin brillo. No forma película, sino que penetra en el interior de las piezas. Así conseguimos que no se pele o amarillee con el tiempo, y lo más importante, que no afecte a la característica antideslizante del suelo. 

El resultado es un suelo con la misma belleza que siempre, pero protegido frente a las filtraciones, goteras y humedades.

Ahora bien, si tu suelo tiene suciedad, antes de aplicar este producto te recomendamos que realices una buena limpieza con Sanet (para eflorescencias salinas, polvo y contaminación) o con Sanigel (para manchas domésticas y tratamientos antiguos). 

Cuando tengas la superficie totalmente limpia y seca podrás aplicar el Impermeabilizante para Grietas y Juntas muy fácilmente. Se aplica sin diluir, repartiendo uniformemente el producto con una brocha ancha, tanto en las baldosas como en las juntas. Es importante no dejar charcos y no excederse en la cantidad. En su lugar, es mucho más efectivo darle una segunda mano (pasada una hora como mínimo) si lo consideras necesario.

Esta es la manera más sencilla de impermeabilizar una terraza. Como ves, no necesitas disponer de maquinaria ni de conocimientos especiales de bricolaje. Con una brocha ancha y los productos que te hemos indicado disfrutarás de un suelo totalmente limpio, bello y protegido de goteras y filtraciones.