limpiar suelos de piedra

Los suelos de piedra son unos de los más valorados por su elegancia y su belleza. Ahora bien, se trata de materiales naturales y por lo tanto son muy delicados. Por ello, para limpiar los suelos de piedra, pizarra natural y mármol envejecido, debemos utilizar productos específicos para este tipo de suelos que los cuiden adecuadamente.

Aunque pueda parecer complicado limpiar suelos de piedra, en realidad es un proceso sencillo que se puede hacer sin maquinaria profesional. En Monestir hemos desarrollado una gama de productos de limpieza y tratamiento que te permitirá proteger y conservar estos pavimentos naturales en perfectas condiciones por muchos años.

Limpiar suelos de piedra, pizarra natural y mármol

 

La elección del producto de limpieza idóneo para estos suelos depende del tipo de manchas que tenga.

Si es un suelo de piedra de reciente colocación, las manchas que encontrarás son las habituales al finalizar una obra: restos de cemento y eflorescencias salinas. En ese caso, el producto que necesitas para limpiar suelos de piedra es Sanet. Este limpiador es muy concentrado, por lo que hay que diluirlo en agua, y se aplica con fregona sobre el suelo seco y bien barrido. Hecho esto, deberás frotar el suelo con un estropajo, con un cepillo de raíces, o bien, si la tienes, con una máquina rotativa. 

Por último, aclara el suelo con agua limpia o con un aspirador de líquidos, y déjalo secar completamente.

En cambio, si debes limpiar un suelo de piedra que ya lleva tiempo instalado, las manchas que encontrarás serán las típicas que se ocasionan por el uso: manchas de aceite, zumos, vino… O bien, quizás encuentres tratamientos antiguos que se están pelando o amarilleando. En cualquiera de estos casos, el producto que necesitarás es Sanigel, un quitamanchas decapante que dejará tu suelo de piedra como nuevo.

Este producto también se debe diluir en agua y aplicar con fregona sobre el suelo seco y barrido. Lo dejamos actuar unos minutos, y seguidamente frotamos con un estropajo verde o con la máquina rotativa. Para terminar, aclaramos el suelo pasando una fregona con agua limpia o con un aspirador de líquidos y lo dejamos secar.

Durante el tiempo de secado de ambos productos, que puede oscilar entre 7 y 10 días según el clima y la ventilación, es imprescindible no pisar el suelo para evitar que queden huellas o se generen nuevas manchas.

Proteger suelos de piedra, pizarra y mármol

El tratamiento de protección de los suelos de piedra es esencial, pues se trata de materiales muy porosos que, de no protegerlos, absorberán todo tipo de manchas y perderán su belleza. 

Por ese motivo, debes aplicar un producto capaz de saturar la porosidad del suelo de piedra y, aún así, permitir que transpire. Esto es justamente lo que hace Bellatrix. En función del acabado que desees, puedes elegir uno u otro:

Bellatrix Natural: si quieres proteger el suelo de piedra, tanto interior como exterior, contra todo tipo de manchas pero sin intensificar su tonalidad natural ni aportar brillo. Este producto ofrece un acabado prácticamente invisible que protegerá a tu suelo contra las inclemencias atmosféricas, manchas domésticas y eflorescencias salinas. Tiene, además, un efecto anti hielo que lo hace ideal para exteriores.

 

Bellatrix Efecto Mojado: en este caso, la protección es la misma, pero con un acabado satinado que, además de aportar un brillo muy elegante, realza las vetas de la piedra e intensifica su tonalidad. Aunque también se puede aplicar en el exterior, Bellatrix Efecto Mojado suele elegirse para suelos de interior, ya que es especialmente indicado para zonas de mucho tránsito, facilita la limpieza del suelo y protege totalmente frente a manchas domésticas.

En ambos casos se aplica de la misma manera: teniendo el suelo totalmente seco y limpio, se aplica Bellatrix sin diluir, utilizando una brocha ancha. La mano debe darse bien estirada, evitando dejar charcos.

Cómo mantener limpio el suelo de piedra

Si ya adquiriste Sanet para la limpieza inicial, este producto te puede servir para la limpieza cotidiana de los suelos de piedra de exterior. Eso sí, deberás diluirlo en agua como se indica en el recipiente. Con esta limpieza, evitarás que aparezcan manchas de cal o la típica suciedad de exteriores.

Para la limpieza cotidiana del suelo de piedra instalado en el interior del hogar, lo mejor es utilizar Cerabric. Se trata de un limpiador abrillantador de uso doméstico que se diluye con agua en el cubo de la fregona y que, además de eliminar las manchas del día a día, nutre y refuerza el tratamiento aplicado previamente. 

Y así es como puedes limpiar y proteger tus suelos de piedra, tanto en exterior como en interior. Con estos productos podrás disfrutar de su belleza y tener la seguridad de que no se deteriorarán por mucho uso que les des.