El suelo de gres poroso necesita un cuidado especial. Pero no te preocupes, aquí te indicamos cómo realizar tú mismo el mantenimiento del gres poroso, de forma económica y sencilla.

Los suelos de gres poroso demandan un tratamiento especializado para su protección. Son especialmente vulnerables a las manchas domésticas y a la humedad, por lo que es muy fácil que sufran daños tanto en su estructura como en su aspecto.

Para evitarlo, la mejor solución es aplicar un tratamiento como Bellatrix, un protector antimanchas, hidratante y transparente para gres poroso. Una vez aplicado, el suelo queda perfectamente protegido de todo tipo de humedades y tampoco tendrás que preocuparte por su color, brillo y textura, ya que los suelos permanecen con su aspecto original y su propia textura antideslizante.

Aunque si lo deseas, también podrás elegir la otra versión, Bellatrix con efecto mojado, para darle a tus suelos de gres poroso, un acabado brillante y satinado.

El tratamiento con Bellatrix es muy sencillo, simplemente debes aplicarlo sobre los suelos de gres poroso con una brocha ancha y su secado es inmediato. Te recomendamos esperar 24 horas para que puedas comprobar su eficacia.

Bellatrix facilita las limpiezas y el mantenimiento diario. Por ello, te recomendamos utilizar Cerabric, un limpiador abrillantador que mantiene los suelos de gres poroso como nuevos. Se trata de un hidratante que regenera el brillo de tus suelos. Con Cerabric se evita la acumulación de suciedad y deja un aroma a limpio en el ambiente.

Puedes sustituir tu limpiador habitual por Cerabric, ya que solo necesitarás utilizarlo una vez por semana. Cerabric se aplica con una fregona, solamente con un vasito en un cubo de agua es suficiente para toda la superficie. De esta manera, podrás evitar las molestas rayadas y pisadas habituales en tus suelos de gres poroso. Una vez hayas probado Cerabric, te aseguramos que no volverás a utilizar otro limpiador.

Para evitar todo tipo de daños, los suelos de terracota o barro necesitan un mantenimiento imprescindible. Para proteger suelo de terracota y darle efecto mojado, para aportarle un aspecto limpio y nuevo, necesitarás un tratamiento 100% eficaz.

El cuidado de los suelos terracota

La protección de los suelos de terracota es esencial por diversas razones. Pues no solo se trata de razones estéticas sino de proteger el material desde dentro. La mayor debilidad de los suelos de terracota o barro es su alta porosidad. Lo que significa que absorben cualquier tipo de líquido. Sin ninguna duda, la humedad del ambiente es su gran enemigo, ya que penetra en su interior debilitando su material, dejándolo frágil ante su uso.

Por otra parte, al absorber fácilmente los líquidos, el suelo de terracota es vulnerable a todo tipo de manchas domésticas, ya que estas permanecerán irremediablemente, a pesar de que seamos constantes con la limpieza, dándole al suelo de terracota un aspecto de suciedad y dejadez.

Proteger el suelo terracota y darle efecto mojado para que quede perfecto

El efecto mojado para suelos de terracota está muy solicitado, ya que le confiere un aspecto limpio, brillante y parece un suelo recién estrenado.

Si se trata de un tratamiento especializado, el hecho de ser brillante no cambiará el tacto de los suelos de terracota, permaneciendo estos con su textura propia antideslizante.

Para proteger el suelo terracota y darle efecto mojado, el protector Mitrol Wet es un protector perfecto. Hidrofugante y transpirable, actúa impidiendo la absorción de líquidos en los suelos de terracota, permitiendo al mismo tiempo que transpiren las piezas. De esta manera, los suelos de terracota mantienen su color original sin que por ello adquieran el desagradable tono amarillento que dejan otros tratamientos.

Tratar los suelos terracota con Mitrol Wet es un proceso rápido y sencillo. Se aplica fácilmente con una brocha ancha y puedes dar una segunda capa para mayor protección y brillo a los suelos terracota.

De una manera tan simple, das protección a los suelos terracota con un efecto mojado y evitarás todos los problemas relacionados con la humedad como el moho, el verdín o las eflorescencias en tus suelos de barro.

¿Tu suelo o fachada presenta eflorescencias y no sabes cómo acabar con ellas? Aquí te indicamos la mejor manera para eliminar eflorescencias rápidamente.

Las eflorescencias, también llamadas velo blanco o capa de salitre, son manchas de color blanquecino producidas por la humedad. Estas se suelen producir en materiales muy porosos, como gres rústico, barro, ladrillo, piedra, etc. La lluvia y las bajas temperaturas suelen causar las eflorescencias pero también suelen surgir en obras recién acabadas.

Es importante eliminar las eflorescencias lo antes posible, ya que además de un problema estético, pueden llegar a deteriorar gravemente la fachada o el suelo donde se encuentren.

Para eliminar las eflorescencias, necesitarás un producto potente y altamente eficaz, pero que no llegue a ser agresivo con los materiales de la fachada o el suelo dónde se aplique.

Sanet es esta clase de producto. Se trata de un fuerte limpiador quitacementos y antisalitre, capaz de eliminar por completo las eflorescencias, así como los restos de obra, la suciedad incrustada por contaminación y las manchas de óxido.

Para eliminar eflorescencias solo tienes que diluir una parte de Sanet en 5 de agua. Sobre la superficie limpia y seca, deberás extender la mezcla con una fregona por todo el suelo o fachada. Unos segundos después, ya podrás frotar con un estropajo o cepillo de raíces para eliminar las eflorescencias. Para finalizar, es necesario aclarar toda la zona y retirar la suciedad sobrante con una fregona, procurando hacerlo lo más rápido posible.

Sanet es un producto altamente eficaz con el que podrás eliminar eflorescencias lo antes posible, dejando tu suelo o fachada totalmente cuidado y resplandeciente. Además podrás utilizarlo en diferentes tipos de materiales: cerámica esmaltada, mármol envejecido, piedras no pulidas, gres porcelánico…Obteniendo los mismos resultados.

Los suelos de barro o terracota necesitan un mantenimiento muy especial, para saber cómo tratar suelo de barro exterior y darle un acabado natural sigue leyendo…

Es importante que los suelos de barro estén permanentemente protegidos de las inclemencias del tiempo y de las manchas domésticas, principalmente porque se trata de un tipo de suelo muy vulnerable debido a su alta porosidad.

Aunque hablamos de un material resistente y de buena calidad, su porosidad implica que cualquier tipo de mancha queda marcada permanentemente en los suelos, a pesar de que realicemos limpiezas frecuentes.

Por lo tanto, para tratar suelo de barro exterior y darle un acabado natural, necesitarás un producto impermeabilizante que proteja tus suelos de la humedad al mismo tiempo que permita transpirar a las baldosas de barro. Otras cualidades que debería tener, sería la facilidad de aplicación y aportar un acabado natural, para que de la impresión de ser siempre un suelo de barro totalmente nuevo.

Este es el caso de Mitrol, un tratamiento especialmente diseñado para tratar el suelo de barro exterior y con acabado natural. Y lo mejor de todo, es que es de uso doméstico y ofrece resultados profesionales.

Para aplicarlo, solo necesitarás un recipiente donde verterlo y una brocha ancha de 20 cm aproximadamente. Sobre el suelo de barro totalmente limpio y seco, deberás aplicarlo de manera uniforme para que quede bien repartido. Al cabo de una hora, podrás aplicar una segunda capa para dar mayor protección.

Mitrol no desprende olores, ya que se trata de un producto ecológico respetuoso con el medio ambiente. Mitrol resulta perfecto para terrazas y alrededores de piscina, ya que no altera la textura antideslizante de los suelos de barro.

Además de ofrecer protección contra las humedades y manchas, Mitrol ayuda a prevenir las roturas y las exfoliaciones en los suelos de barro. También, evita el desgaste y el envejecimiento de los suelos, alargando su resistencia y acabado.

Tus suelos de barro quedarán permanentemente protegidos y con un acabado natural y perfecto después de aplicar el tratamiento Mitrol.

Si estás buscando una solución para que el suelo no resbale, has llegado al lugar indicado.

Una caída causada por un resbalón puede quedarse en un molesto golpe o puede significar un accidente fatal. Así que el hecho de tener un suelo resbaladizo no es solo una molestia constante sino también un peligro añadido.

Para que el suelo no resbale la mejor solución es aplicar un tratamiento antideslizante, ¿pero debemos llamar a un profesional para que realice esta tarea? Lo cierto es que no, si cuentas con un producto adecuado para ello, podrás realizar este tratamiento tú mismo de manera rápida y segura.

El antideslizante de Monestir es un producto especialmente diseñado para este cometido. Podrás utilizarlo tú mismo como un producto de limpieza común, y en solo unos minutos dispondrás de un suelo completamente seguro.

Para que el suelo no resbale, Antideslizante Monestir

El Antideslizante de Monestir está destinado para suelos porcelánicos, de cerámica y gres, así como para bañeras y platos de ducha.

Este tratamiento actúa sobre la superficie cambiando su textura, es decir, para que el suelo no resbale, modifica su textura convirtiéndola en rugosa.

Antes de iniciar el tratamiento con el Antideslizante de Monestir es importante efectuar una prueba en una pequeña zona de poco uso. Así podrás saber con antelación como quedará el resultado final, ya que este será permanente. Si consideras que la textura no es lo suficiente rugosa, siempre puedes dejar actuar durante unos minutos extra para darle el acabado deseado. Recuerda cronometrar el tiempo para que el resultado sea perfecto.

La aplicación del Antideslizante de Monestir es muy sencilla. Sobre el suelo limpio y seco, aplica el Antideslizante con una fregona procurando que quede repartido de manera uniforme. Deja actuar entre 1 y 5 minutos y finamente aclara con abundante agua. Así de rápido y simple es el proceso.

Recuerda que podrás utilizar también el Antideslizante en tu bañera o plato de ducha, siguiendo los mismos pasos.

Utilizar un barniz antideslizante e incoloro es la mejor solución para unos suelos resbaladizos. Si no sabes cómo realizar este tipo de tratamiento tú mismo, aquí te enseñamos cómo hacerlo.

Los suelos resbaladizos son un auténtico peligro, y no es extraño que se encuentren entre los accidentes domésticos más frecuentes. Un resbalón que a primera vista puede parecer inofensivo puede causar fracturas bastante graves o heridas si se cae ante ciertos objetos o mobiliario.

Lo cierto, es que este tipo de resbalones se suelen ocasionar en suelos muy lisos y fabricados con cierto tipo de materiales. Es el caso del gres porcelánico y la cerámica, materiales muy utilizados por su acabado estético, pero que desafortunadamente causan este tipo de inconvenientes.

Cómo utilizar el barniz antideslizante incoloro de Monestir

Este Antideslizante cambia la textura de la superficie donde se aplica. De esta manera un suelo o superficie resbaladiza pasa a tener cierta rugosidad que impide los deslizamientos.

Para aplicarlo no necesitarás más que una fregona. La idea es extender bien el barniz antideslizante incoloro por todo el suelo resbaladizo. Una vez aplicado, debes dejar actuar solamente entre uno y cinco minutos. El último paso será aclarar toda la zona con abundante agua.

Cuando hayas acabado y compruebes el resultado, siempre puedes repetir la operación en caso de que necesites más rugosidad en tu suelos.

Como consejo, te recomendamos realizar una prueba en una pequeña zona del suelo. De esta manera podrás saber de antemano cuál será el resultado final y aumentar el tiempo si así lo deseas. Recuerda que el tratamiento es definitivo y por lo tanto, siempre es mejor encontrar el resultado perfecto.

Los suelos de terracota ofrecen resistencia, durabilidad y aportan un bonito aspecto mediterráneo. Sin embargo, su gran desventaja es su porosidad. A fin de solucionarlo, te contamos cómo tratar suelos exteriores de terracota.

Tratar suelos de terracota es fácil si das con el tratamiento perfecto

A diferencia de lo que se suele pensar, tratar suelos de terracota es una tarea sencilla y que podemos realizar nosotros mismos. Tratar los suelos de terracota es imprescindible, ya que a falta de un buen tratamiento, los suelos se resienten gravemente debido a la humedad y a las inclemencias del tiempo.

Manchas ennegrecidas de moho, verdín, manchas blanquecinas, exfoliaciones, fisuras y roturas debido a las heladas, filtraciones y goteras… Los daños son múltiples e inevitables si no aplicamos un buen tratamiento para suelos exteriores de terracota.

Mitrol, el protector antimanchas para terracota en exteriores es capaz de mantener en perfecto estado los suelos de barro. Los protege tanto de las inclemencias de la meteorología, así como del tránsito frecuente y del desgaste con el paso del tiempo.

Con Mitrol los suelos exteriores de terracota no absorberán la humedad, evitando así todos los daños que hemos nombrado con anterioridad. Además, a diferencia de otros productos, permite transpirar a los suelos de terracota, así que no amarillea los suelos, ni tampoco cambia su color natural y su brillo.

Realizar el tratamiento con Mitrol es una tarea fácil que no requiere de complicadas herramientas. Simplemente debe aplicarse con una brocha ancha dando pasadas uniformes sin excesos. Eso sí, siempre sobre los suelos exteriores de terracota limpios y previamente barridos. Aunque una capa es suficiente, también puede dar una segunda capa para mejorar la protección, una vez haya pasado 1 hora desde la primera capa.

Tus suelos exteriores de terracota quedarán totalmente protegidos una vez realices el tratamiento con Mitrol y además se volverán más seguros, ya que quedará una perfecta textura antideslizante.

Tus suelos estén llenos de verdín y no es nada extraño, teniendo en cuenta la reciente y fuerte temporada de lluvias. Por ello, hoy queremos darte el mejor truco para limpiar verdín en suelo exterior.

La limpieza del verdín es complicada. Aunque lo primero que se suele pensar es en utilizar un producto altamente abrasivo para acabar con el verdín cuanto antes, las consecuencias de ello son fatales para prácticamente cualquier tipo de pavimento. Ya que lo más probable, es que arruinemos el color, el brillo y la textura de nuestros suelos, además de dejar una manchas horribles por toda su superficie.

La otra opción sería contratar los servicios de una empresa especializada, pero el coste económico sería mucho mayor que si lo hiciéramos nosotros mismos.

Si te estás preguntando la posibilidad y la dificultad para realizar esta tarea tú mism@, aquí te damos el mejor truco para limpiar verdín en suelo exterior.

La solución se llama Limpiador de Pavimentos. Este producto altamente eficaz en la eliminación de verdín y moho, es fácil de utilizar, no desprende vapores tóxicos y no daña en absoluto los suelos exteriores.

Para su utilización, simplemente deberás diluir una parte del Limpiador de Pavimentos en 3 de agua. Previamente barridos los suelos exteriores, deberás extenderlo con una fregona por toda la superficie afectada y dejar actuar hasta que acabe con el verdín más incrustrado. La espera suele ser de entre 5 minutos y una hora según esté arraigado el verdín.

Una vez se haya disuelto, será el momento de mojar toda la superficie y frotar con un estropajo o cepillo de raíces o incluso con cepillo de nylon si es que disponemos de una máquina rotativa.

El último paso consistirá en aclarar los suelos exteriores con abundante agua, para retirar así toda la suciedad. Es aconsejable repetir este último aclarado con el Limpiador Sanet, para evitar la posibilidad de que aparezcan eflorescencias blancas.

Durante todo el proceso, te recomendamos utilizar guantes y gafas de protección. No debes preocuparte por los vapores, ya que no el Limpiador de Pavimentos no emite vapores ni olores molestos. Y recuerda que podrás utilizar el Limpiador de Pavimentos  en todo tipo de suelos, ya que es eficaz sobre barro, piedra, hormigón, gres…

¿Tus suelos de hormigón impreso ya no lucen como antes? Aquí te indicamos cómo renovar los suelos exteriores de hormigón impreso.

Los suelos de exterior de hormigón impreso sufren el desgaste y las inclemencias del tiempo. La humedad del ambiente junto con las constantes lluvias del invierno crean manchas prácticamente imposibles de eliminar y por otro lado, las heladas crean fisuras en los suelos de hormigón que solo se solucionan con una reparación. Asimismo, los rayos ultravioletas deterioran el color y el brillo de este tipo de suelos.

Todos estos daños causan no solo un deterioro interno al pavimento, sino que también lo dañan a nivel estético, haciendo lucir a los suelos opacos, descoloridos, manchados y antiguos. Así que la única solución para renovar los suelos exteriores de hormigón impreso es dar con el tratamiento adecuado.

La Resina para Hormigón Impreso de Monestir es ese tipo de tratamiento. Se trata de un renovador de pavimentos que protege los suelos a la vez que destaca su brillo y su color natural. A diferencia de otros tratamientos, la Resina para Hormigón Impreso de Monestir es transparente y no amarillea ni ennegrece el pavimento. Tampoco desprende olores y seca rápidamente tras su aplicación.

El objetivo de la Resina para Hormigón Impreso es la protección de los suelos de hormigón, no solo de las inclemencias, sino también del desgaste y del envejecimiento prematuro, para ello, hidrata en profundidad al mismo tiempo que actúa como consolidante.

El resultado son unos suelos de exterior de hormigón relucientes y con una textura suave, incapaces de absorber humedad. Tras el tratamiento, las limpiezas habituales serán más sencillas, ya que la Resina para Hormigón Impreso evita la acumulación de suciedad.

La aplicación de este tratamiento resulta muy sencilla. Para ello, solo necesitarás un recipiente limpio donde verter la Resina y un rodillo o mochila de pulverizar para aplicarla. Podrás hacerlo tú mism@ sin mayores complicaciones. Te recomendamos seguir nuestra guía de uso de la Resina para Hormigón Impreso AQUÍ

¿Tus suelos de piedra están opacos y sin brillo? ¿La humedad ha empezado a hacer mella en tus suelos? Aquí te aconsejamos cómo proteger tus suelos de piedra en exterior.

Los suelos de piedra para exterior son de los más demandados, gracias a su resistencia, su fácil mantenimiento y su belleza estética que resulta perfecta en decoración.

Pero, como otro tipo de materiales, también requiere de cuidados. Especialmente de prevención, ya que si no los tratamos, sufrirán de ciertos daños causados especialmente por los agentes atmosféricos, como cambios de color, manchas de humedad, de cal o de salitre… Crecimiento de verdín o musgo, desconchamientos…

Así que para proteger los suelos de piedra en exterior, es necesario un tratamiento que repela las humedades, es decir hidrofugante, así como las manchas con base aceitosa, o sea oleorepelente.

Un tratamiento que aúna estas características es el Protector Antimanchas Efecto Mojado de Monestir. Se trata de un hidratante y consolidante capaz de proteger los suelos de piedra en exterior de las inclemencias del tiempo, del desgaste por uso y del envejecimiento prematuro.

Una vez realices el tratamiento con el Protector Antimanchas Efecto Mojado, tus suelos de piedra en exterior presentarán un color brillante y un tacto suave, y en caso de que cayese algún tipo de mancha, estas quedarán eliminadas con una limpieza habitual, ya que este tratamiento impide que las manchas lleguen a penetrar en los suelos de piedra.

Para realizar este tratamiento, solo necesitarás un recipiente y un rodillo de lacar. Debes aplicar el Protector Antimanchas Efecto Mojado sobre el suelo de piedra completamente seco y previamente barrido. Agita el Protector en su propio envase y viértelo en un recipiente limpio. Ya puedes aplicarlo con el rodillo de lacar, recuerda dar una mano bien estirada y procura que no queden excesos. Verás como el tratamiento seca enseguida, pero ten en cuenta que su eficacia comenzará a las 24 horas de su aplicación.

A partir de este momento tus suelos de piedra en exterior quedarán totalmente protegidos y con un bonito acabado de efecto mojado permanente.