Entradas

¿Acabas de adquirir una fuente decorativa y no sabes qué mantenimiento debes darle? Un cuidado indispensable es la prevención de de moho y verdín. Por eso, aquí te contaremos cómo impermeabilizar una fuente de jardín fácilmente.

Las fuentes decorativas cambian por completo la estética del jardín, dando una imagen cuidada y elegante al entorno. Además, aportan relajación y tranquilidad gracias al constante murmullo del agua. Sin embargo, y como es lógico, al tratarse de un elemento que está permanentemente húmedo, simplemente es cuestión de tiempo que aparezca moho y verdín.

Así que para evitar a estos desagradables invitados, es imprescindible impermeabilizar la fuente de jardín lo antes posible.

Para impermeabilizar una fuente de jardín necesitaremos un producto destinado para ello que además sea totalmente transparente, como es el caso del Impermeabilizante para grietas y juntas de Monestir.

Este impermeabilizante está indicado para una gran variedad de materiales, ya que es apto para impermeabilizar fuentes de cerámica, terracota, mármol, piedra, granito…

El Impermeabilizante transparente de Monestir protege por completo la fuente de jardín de las habituales concentraciones de verdín y moho, así como de las inclemencias del tiempo más duras, por ejemplo las heladas que terminan por degradar los materiales en profundidad. Asimismo, actúa como consolidante evitando el desgaste de la fuente de jardín por envejecimiento.

Para aplicar este eficaz tratamiento solo necesitarás una brocha ancha y un recipiente limpio. Solo tendrás que agitar el envase del Impermeabilizante de Monestir y verterlo en un recipiente para empezar a aplicarlo con la brocha. Tras una hora, podremos aplicar una segunda capa para darle un extra de protección.

Una vez realizada la última aplicación, esperaremos 24 horas antes de poner en funcionamiento la fuente de jardín.

Tu jardín parecerá otro y siempre con una fuente limpia y en perfecto estado, sin tener que preocuparte de los inconvenientes de la humedad. Si necesitas otros productos para el cuidado de los elementos del jardín, te recomendamos visitar nuestra sección de productos especialmente destinados a las zonas de jardín.

No esperes a sufrir las temidas goteras y humedades, sé previsor y utiliza un impermeabilizante transparente para terrazas transitables.

Ya estamos en otoño y por consiguiente han llegado los días de lluvia intensa e incesante. Por desgracia, este clima tan inestable trae consigo algunos inconvenientes, como las desagradables humedades, filtraciones y goteras.

Para este tipo de problemas, la mejor solución se basa en prevenir, antes de que sea demasiado tarde y las complicaciones sean mayores.

Las filtraciones y goteras son un problema que debe atajarse cuánto antes, ya que no solo ocasionan molestias, sino grandes daños en la estructura de la construcción. Así que para evitar este tipo de inconvenientes, te aconsejamos el Impermeabilizante transparente para terrazas transitables de Monestir.

Este impermeabilizante está especialmente diseñado para grietas y juntas, enfocándose de esta manera en las zonas más problemáticas, por donde justamente suele filtrarse el agua. Y puede utilizarse tanto en suelos como en fachadas.

Asimismo, este tratamiento no solo está destinado para terrazas, sino que también puede utilizarse en áticos, cubiertas y tejados.

En cuanto a su aplicación, este impermeabilizante es eficaz en una gran variedad de materiales: terracota, piedra, granito, pizarra, cerámica, mármol…

Para iniciar el tratamiento, debemos tener primero la superficie barrida, limpia y sobre todo completamente seca. Una vez el suelo o fachada estén preparados, procederemos a la aplicación del impermeabilizante transparente para terrazas transitables. Para ello, agitaremos el envase y verteremos el producto en un recipiente limpio y cómodo de utilizar. Para aplicarlo, necesitaremos una brocha ancha de 20 centímetros o un rodillo de lacar. La idea es que el producto quede bien repartido y sin dejar charcos, para ello procuraremos dar una mano bien estirada.

Con una capa de Impermeabilizante transparente es suficiente, pero si queremos una protección aún mayor, podemos dar una segunda capa, una vez haya pasado una hora.

El Impermeabilizante transparente seca enseguida, pero para que su eficacia sea completa, es necesario esperar 24 horas tras la aplicación.