sanigel limpiador

Sanigel es un limpiador muy potente capaz de eliminar gran variedad de manchas e incluso decapar tratamientos antiguos como ceras, barnices y aceites. Por eso es uno de los productos estrella en Monestir, y hoy queremos hablarte con más profundidad de todo lo que puede hacer Sanigel.

Sanigel como decapante

 

Uno de los usos más habituales de Sanigel es como decapante. Sus ingredientes son capaces de eliminar tratamientos antiguos que, con el tiempo, se han ido pelando y amarilleando. Por ejemplo, suelos que en su día fueron tratados con barniz, aceite de linaza, aceite de mora o cera.

 

En estos casos, aplicar Sanigel te permitirá decapar esos tratamientos y devolver al suelo su estado inicial, como si estuviera recién instalado. Eso sí, el suelo quedará desprotegido, por lo que convendrá aplicar de nuevo el tratamiento pertinente, especialmente si se trata de suelos rústicos y porosos como la terracota, la piedra natural o el gres rústico poroso. 

Sanigel como limpiador

Otro caso en que Sanigel resulta de gran ayuda es cuando nuestros suelos presentan manchas domésticas muy resistentes, como vino, café, aceites y grasas. 

 

Probablemente tu limpiador habitual no es capaz de eliminar este tipo de manchas, y ahí es donde Sanigel marca la diferencia. Su poder de limpieza es tal que, dejándolo actuar unos pocos minutos, eliminará por completo las manchas. 

De hecho, en función de la dilución que emplees y el tiempo que lo dejes actuar, lograrás una limpieza en profundidad o un decapado completo. Por eso vamos a contarte cómo utilizar Sanigel en función de lo que necesites.

Cómo utilizar Sanigel para decapar tratamientos antiguos

Si necesitas decapar barniz te recomendamos utilizar Sanigel puro, sin diluir, y dejarlo actuar durante una hora aproximadamente. 

 

En cambio, si el tratamiento a decapar es de aceite o cera, entonces diluye una parte de Sanigel con tres de agua y déjalo actuar durante 30 minutos.

 

En ambos casos, después de extenderlo y dejarlo actuar el tiempo indicado, moja el suelo y frótalo con un cepillo, un estropajo o una máquina rotativa. Posteriormente, aclara bien con una fregona, una bayeta o un aspirador de líquidos.

 

Para que veas exactamente como funciona, te dejamos el vídeo en el que decapamos un precioso suelo de terracota con Sanigel:

Cómo utilizar Sanigel para limpiar manchas superficiales

Si lo que quieres es eliminar las manchas de tu suelo pero sin llegar a afectar al tratamiento que pudiera traer, entonces diluye una parte de Sanigel por diez partes de agua

 

De esta manera, podrás realizar una limpieza en profundidad y eliminar la suciedad incrustada sin afectar al tratamiento. Eso sí, en este caso sólo debes dejarlo actuar unos 5 minutos, tiempo suficiente para que haga su función. 

 

Igual que en el caso anterior, pasados los 5 minutos tendrás que mojar el suelo y frotar un poco para retirar la suciedad. Por último, aclara completamente el suelo y observa el resultado: completamente limpio.