Limpieza de fachadas

Limpieza de fachadas sin complicaciones

A todos nos gusta que las fachadas de nuestra casa, estén relucientes, pues es la primera imagen que ofrece nuestro hogar. Una fachada descuidada y manchada ofrece una imagen desagradable y desastrosa que es necesario evitar. Sin embargo, nuestras fachadas son vulnerables a distintos tipos de agresiones externas.

Con el transcurso del tiempo, es inevitable que las fachadas de nuestra casa sucumban a las inclemencias meteorológicas. Manchas de humedad, salitre, moho y verdín son manchas que se producen en todos los hogares. Este tipo de manchas no se pueden quitar con cualquier producto y es necesario eliminarlas cuanto antes para detener su expansión. De la misma manera, nuestras fachadas son vulnerables a cualquier tipo de mancha doméstica que podamos haber producido por accidente.

Para realizar una limpieza de fachadas eficaz y a la vez rápida y sencilla, debemos tener en cuenta dos cosas: la primera, el material de nuestra fachada, y en segundo lugar, el tipo de manchas a eliminar.

Limpieza de fachadas manchadas con salitre

Las manchas de salitre son muy difíciles de quitar, pero si utilizamos el producto adecuado enseguida desaparecen. Para acabar con ellas rápidamente y sin esfuerzo, lo mejor es utilizar Sanet, solo tenemos que dejarlo actuar unos segundos y podremos sacar las manchas de salitre con facilidad.

Limpieza de fachadas con manchas domésticas

Para manchas domésticas y con base de aceite, es necesario utilizar un producto desengrasante adecuado para fachadas, como Sanigel que respeta el material de la fachada mientras elimina por completo este tipo de las manchas.

Limpieza de fachadas manchadas de moho y verdín

Este tipo de manchas, son las más comunes en las fachadas y también de las más “peligrosas” para el hogar, ya que llegan a afectar a la estructura interna de la fachada. Para eliminarlas sin problemas es necesario usar Limpiador de pavimentos que además de limpiar tiene efecto preventivo, evitando así que la fachada vuelva a absorber humedad.

Productos impermeabilizantes, mejor prevenir que curar

Productos impermeabilizantes para prevenir las humedades.

Las personas que viven en un ambiente de elevada humedad, conocen bien los diversos problemas que ésta causa en sus hogares. Incluso aunque normalmente no percibamos gran humedad en nuestro ambiente, hay temporadas que ésta aumenta y nos damos cuenta cuando ya es demasiado tarde. Manchas de humedad, salitre, moho…Una vez aparecen, se van expandiendo si no ponemos remedio enseguida.

Las manchas causadas por la humedad no solo afectan estéticamente y superficialmente a nuestras paredes y suelos, sino que dañan sus materiales a nivel interno. Además, afecta al mobiliario y más importante aún, a nuestra salud. Agrava las enfermedades reumáticas y las enfermedades respiratorias como el asma y la bronquitis, y aumenta la posibilidad de contraer alergias, ya que el exceso de humedad propicia el aumento de ácaros del polvo.

En muchas ocasiones, las humedades aparecen en lugares insospechados y que no están a la vista, como detrás de mobiliario pesado (armarios, sofás…), y cuando nos damos cuenta, la humedad ya se ha extendido lo suficiente para dañar la pared a nivel interno y además ha podrido nuestro mobiliario. Por eso, en cuestión de humedades, es mejor prevenir que curar. Nos ahorraremos dolores de cabeza, tiempo y dinero. Para tratar las paredes y suelos de nuestro hogar, lo mejor es utilizar productos impermeabilizantes.

Los productos impermeabilizantes, protegen las paredes y suelos de futuras humedades y filtraciones de agua. Si necesitamos un producto impermeabilizante de uso doméstico, es recomendable que podamos utilizarlo, tanto en interiores como exteriores.

Para utilizar un producto impermeabilizante, lo primero que debemos tener en cuenta es el material sobre el cual lo vamos a aplicar. En Monestir podrás elegir el producto impermeabilizante que mejor se adapte a tus necesidades. Si tus suelos y fachadas son de materiales altamente porosos, como por ejemplo el hormigón, te recomendamos el producto Impermeabilizante superficies porosas. Pero si tu caso es que necesitas proteger áticos o cubiertas, vulnerables a las temidas goteras, te aconsejamos el producto Impermeabilizante para grietas y juntas.

Con los productos impermeabilizantes de Monestir tu hogar estará siempre protegido de las temidas humedades.

Como quitar oxido del suelo

Existen muchos tipos de manchas, pero desde luego una de las manchas más feas y difíciles de quitar son las manchas de óxido. Es fácil que aparezcan este tipo de manchas en los suelos, sobre todo después de una obra o en exteriores. En los jardines, balcones y terrazas solemos tener muebles metálicos o herramientas para el bricolaje, o simplemente cualquier objeto metálico que al estar bajo el sol, la lluvia y en contacto directo con la humedad del ambiente empiezan a oxidarse hasta que finalmente dejan esas antiestéticas manchas de óxido en nuestros suelos.

Generalmente las manchas de óxido son muy difíciles de quitar y al utilizar productos de limpieza muy corrosivos, lo que sucede es que estropea definitivamente el brillo de la superficie o sino, acaba dañando en profundidad el suelo, lo que se conoce coloquialmente como que se ha “comido” el suelo.

Para quitar el óxido de nuestros suelos sin dañarlos, es aconsejable utilizar un limpiador especializado. Sanet es perfecto para las manchas de óxido, pues las elimina rápidamente mientras respeta la superficie. Sanet se puede aplicar sobre suelos de barro, terracota, pizarra, piedra y mármol no pulido, gres rústico, cerámica esmaltada y porcelánico.

Para eliminar las manchas de óxido solo tenemos que diluir Sanet en agua y extenderlo con una fregona. Después de esperar unos segundos, es necesario frotar las manchas con un estropajo, las manchas de óxido saldrán enseguida. Al acabar aclaramos con abundante agua y retiramos cualquier residuo con ayuda de una fregona. Como verás, se trata de una limpieza rápida y sencilla. Además si el óxido se ha producido después de una obra, podrás utilizar Sanet para la limpieza completa, ya que elimina también por completo los restos de obra y de salitre.

Cómo abrillantar suelo hidráulico

Los suelos hidráulicos se caracterizan por su gran variedad de colores y diseños. Sus bonitos motivos siempre otorgan un estilo muy original y personal a la estancia dónde se encuentran.

Aunque se trata de unos suelos muy resistentes y antideslizantes, los suelos hidráulicos poseen una gran porosidad y por ello necesitan un tratamiento habitual. Este tipo de tratamientos impiden el desgaste, la absorción de manchas y mantienen el brillo original de los suelos hidráulicos.

Para abrillantar los suelos hidráulicos hay diferentes tratamientos profesionales, pero evidentemente requieren mano de obra, dinero y tiempo. Para evitar todas estas complicaciones, lo mejor es tratar los suelos hidráulicos desde el principio con productos protectores y abrillantadores que sean de acabado profesional pero de aplicación cómoda y sencilla.

Primero que todo, es necesario aplicar un protector antimanchas para suelo hidráulico. De esta manera tapamos la porosidad de las piezas, protegiéndolas de la humedad y por tanto del desgaste. Para ello utilizaremos Bellatrix (efecto mojado) o Bellatrix Natural, protectores antimanchas que consolidan las piezas del suelo hidráulico, se aplican fácilmente con brocha o rodillo.

Una vez seco el primer tratamiento, es el momento de abrillantar el suelo hidráulico. La Cera Noble Líquida de Monestir es de gran dureza, protege las baldosas de suelo hidráulico y otorga un sedoso acabado satinado. Al igual que Bellatrix, se aplica de manera sencilla y sin necesidad de frotar. Simplemente con la ayuda de una paletina ancha podremos abrillantar nuestro suelo hidráulico, dejando un encerado perfecto, resistente a las rayas y a las pisadas.

Mantener el brillo de nuestros suelos hidráulicos será muy fácil si limpiamos habitualmente la superficie con Cerabric, un limpiador abrillantador que se ocupa de renovar el brillo de los suelos hidráulicos como el primer día.

Como os comentábamos desde un principio, abrillantar los suelos hidráulicos es muy sencillo si utilizamos los productos adecuados.

Cómo limpiar piedra caliza exterior

Dentro de la piedra natural, existen diversas variedades de piedra y hoy en concreto hablaremos de la piedra caliza. Su gran calidad y sus excelentes características unidas a un precio moderadamente económico, la hacen ser uno de los materiales más demandados por los hogares.

Los puntos fuertes de la piedra caliza son su alta resistencia y durabilidad, por lo que es muy utilizada tanto en suelos como en revestimientos y podemos verla fácilmente en interiores y exteriores, especialmente en estos últimos. Para limpiar adecuadamente la piedra caliza en el exterior os damos las siguientes recomendaciones.

Consejos para limpiar piedra caliza exterior

Aunque la piedra caliza destaca por ser fácil de mantener, es evidente que cuando un material se encuentra en el exterior se acelera su desgaste. Esto es debido en mayor parte a las inclemencias atmosféricas; las heladas pueden afectar a su resistencia, y las humedades pueden originar a largo plazo más problemas, como la aparición de moho y verdín. Por ello, debemos ser cuidadosos en la limpieza y mantenimiento de nuestros suelos y revestimientos.

Los problemas más habituales de la piedra caliza son: las manchas domésticas y las manchas de humedad que derivan en moho y verdín. Al ser manchas de diferente tipo, es necesario limpiar la piedra caliza exterior con tratamientos distintos.

Cómo limpiar manchas domésticas en piedra caliza exterior

Para limpiar la piedra caliza exterior de manchas domésticas, lo más recomendable es utilizar un buen quitamanchas desengrasante. Te recomendamos Sanigel, que al ser de acción prolongada resulta muy fácil y cómodo de usar.

Cómo limpiar manchas de moho y verdín en piedra caliza exterior

Para limpiar la piedra caliza exterior de manchas de moho y verdín, es importante utilizar un limpiador que no sea agresivo con la superficie pero que sea eficaz con este tipo de manchas. Útil tanto para suelos como para fachadas, te recomendamos Limpiador de pavimentos exteriores. Con él, te olvidarás rápidamente de estas agresivas manchas que no solo dañan la piedra caliza a nivel superficial, sino también a nivel interno.

Evita pulir tus suelos constantemente

A todos los que tenemos suelos de mármol o granito nos gusta verlos como el primer día, con ese característico brillo espejo y ese bonito acabado que aporta tanto limpieza como estilo a toda la casa. Para mantener estos resultados, es necesario pulir los suelos cada cierto tiempo, cada uno o dos años aproximadamente. Pero como bien sabréis, pulir los suelos es una tarea pesada que requiere maquinaria, tiempo y dinero. Para poder aplazar el tener que pulir los suelos y mantener durante el máximo tiempo posible los resultados del pulido de suelos es necesario un cuidado y mantenimiento frecuente.

Para ello es recomendable un limpiador especial que además de acabar con la suciedad, no sea agresivo, no deje manchas y realce el brillo natural de las piezas. El LIMPIADOR ABRILLANTADOR PARA MÁRMOL Y GRANITO es perfecto para las limpiezas habituales de nuestros suelos pulidos. Ya que limpia en profundidad e hidrata además de ser un eficaz protector antimanchas. Además contrarresta el efecto resbaladizo del pulido de suelos, puesto que deja una capa antideslizante que evita los peligrosos resbalones.

Otra opción para mantener el brillo sin necesidad de pulir los suelosfrecuentemente es darles un tratamiento de cera. Para ello, podemos utilizar CERA BRILLO de Monestir. Se trata de un tratamiento específico para proteger y restaurar el brillo de las superficies de mármol, terrazo y granito. Además, no necesita maquinaria como el pulido de suelos y es muy fácil y cómodo de aplicar. Después de una limpieza habitual y con la superficie seca, hay que aplicar CERA BRILLO sin diluir con una fregona, así de rápido y sencillo.

Con la gama de productos Monestir para suelos de mármol y cerámica, no tendrás que volver a pulir tus suelos frecuentemente y podrás mantener su brillo y acabado original como el primer día.

Elige el tratamiento perfecto para tus suelos

Cuando se trata del mantenimiento de nuestros suelos, solemos dar prioridad a la limpieza. Evidentemente una limpieza adecuada es fundamental, pero no por ello es el único cuidado que debamos tener. Manchas incrustadas, humedades, verdín, falta de brillo…
Nuestros suelos son vulnerables a muchos tipos de agresiones y es fácil que presenten un deterioro prematuro si no les damos un tratamiento adecuado. Para prevenir estos problemas, debemos elegir cuanto antes un buen tratamiento que se adapte a nuestros suelos.

Cómo elegir el tratamiento apropiado

En primer lugar, debemos escoger un tratamiento específico para el material de nuestros suelos. En la gama Rústica Monestir encontrarás dos clasificaciones de protectores: tratamientos para suelos de materiales arcillosos y tratamientos para suelos de materiales pétreos. Por otro lado, debemos tener en cuenta si se trata de pavimentos de interior o de exterior, de esta manera podremos elegir el tratamiento idóneo para nuestros suelos.

Los tratamientos para suelos de materiales arcillosos están diseñados para proteger los pavimentos de barro cocido, terracota y ladrillo cara vista. Este tipo de superficies presentan bastante porosidad, por lo que son muy vulnerables tanto a las manchas como a las agresiones derivadas de las humedades. Los protectores antimanchas Monestir no solo evitan que los suelos absorban las manchas, sino que también protegen los pavimentos desde dentro, ya que penetran en profundidad, consolidando de esta manera cada pieza y evitando su desgaste.

Por su parte, los tratamientos para suelos de materiales pétreos están destinados para superficies de piedra y pizarra natural, cemento, microcemento, hormigón impreso, mosaico hidráulico, gres poroso y mármol envejecido. Este tipo de materiales son muy vulnerables a ciertos agentes químicos, así que necesitan unos productos muy específicos para su limpieza y tratamiento. Los protectores antimanchas Monestir son muy hidratantes, así consiguen consolidar las piezas y proteger nuestros suelos de cualquier tipo de mancha, facilitando de esta manera su limpieza.

Cómo limpiar manchas difíciles del suelo

Generalmente nuestros suelos se manchan de restos de comida o bebidas, un tipo de manchas que solemos limpiar enseguida y con gran facilidad. No obstante, en ocasiones nos enfrentamos a manchas muy incrustadas que son difíciles de limpiar. Entre las más complicadas, están las manchas de pintura. Es habitual que protejamos nuestros suelos cuando vamos a pintar las paredes de una habitación, pero a veces es inevitable que caiga pintura al suelo y nos demos cuenta mucho tiempo después, cuando la mancha ya se ha secado y es muy difícil de limpiar.

Asimismo, otro tipo de manchas difíciles de limpiar, son las manchas de aceite que se dan dentro del garaje. A veces, nuestro coche o moto pierden aceite del motor y manchan el suelo de nuestro garaje, pero no solo eso, sino que aunque sea una mancha muy pequeña, si la pisamos sin querer y luego entramos a casa, ya habremos manchado inevitablemente nuestro suelo interior.

Para no dañar nuestros suelos con dichas manchas o posteriormente dañarlo durante la limpieza con productos agresivos; te recomendamos un producto que respete tus suelos y que sea de sencilla y rápida aplicación para no estar perdiendo el tiempo.

Este producto es Sanigel, un potente limpiador desengrasante de manchas domésticas. No emite vapores, así que puedes utilizarlo tanto en tus suelos de exterior como de interior. Para limpiar las manchas de tu suelos, debes diluir Sanigel en un cubo de agua y extenderlo con una fregona sobre las manchas. Solo tendrás que esperar 5 minutos para que Sanigel actúe y disuelva las manchas. A continuación hay que frotar suavemente con un estropajo y aclarar abundantemente con agua. Para finalizar, eliminaremos cualquier residuo con la fregona.

Recuerda que puedes utilizar Sanigel sobre una gran variedad de suelos: pizarra, piedra, hormigón, mosaico hidráulico, barro, cerámica esmaltada, mármol envejecido y gres rústico.

Cómo evitar humedades y goteras, dentro y fuera de casa

Uno de los problemas más graves y comunes en las viviendas son las humedades. Estas causan serios daños tanto a las fachadas como a los suelos. Las humedades pueden causar gran diversidad de manchas, como de moho, de verdín o de eflorescencias salinas.

Generalmente se suele atajar el problema cuando lo percibimos en nuestras viviendas, pues es de sobra sabido que las humedades nunca se detienen, sino que se siguen expandiendo si no se les pone remedio. Sin embargo, es mucho más recomendable atajar el problema cuanto antes, es decir, prevenir las humedades antes de que se produzcan. Para conseguirlo necesitamos impermeabilizar nuestros suelos y fachadas. Es cierto que hasta hace algunos años, se necesitaba contratar un servicio profesional de impermeabilización, pero en la actualidad podemos impermeabilizar la vivienda nosotros mismos. Seguramente estarás pensando que impermeabilizar las fachadas y suelos de tu casa es una tarea complicada y engorrosa, pero nada más lejos de la realidad.

Con el impermeabilizante superficies porosas de Monestir protegerás tu fachadas y suelos de la manera más sencilla. Se trata de un protector hidrófugo y oleófugo que impermeabiliza las superficies porosas, es decir, las más vulnerables a las humedades. Lo podrás aplicar sobre hormigón, terracota, pizarra, piedra, gres rústico poroso y encimeras de mármol. Solamente con una brocha o rodillo puedes aplicarlo sobre la superficie deseada, consolidando así las piezas sin alterar su color y brillo. Además no tendrás que preocuparte por los resbalones, ya que protege los suelos de las heladas y no deja película, así que no crea efecto deslizante.

En caso de que estés buscando un impermeabilizante para exteriores, te recomendamos un producto muy similar: Impermeabilizante grietas y juntas. Es perfecto para terrazas, áticos, cubiertas y tejas, evitando así cualquier tipo de filtraciones o goteras.

Tanto con el impermeabilizante superficies porosas, como con el impermeabilizante grietas y juntas, podrás proteger eficazmente tu hogar de las temidas humedades.

Productos antisalitre para terrazas y jardines

Los suelos de las terrazas y jardines suelen estar expuestos a multitud de manchas. Tanto por las inclemencias del tiempo, como por las piscinas y las macetas, ningún suelo de terraza está exento de las molestas manchas causadas por las humedades, como son las eflorescencias salinas o manchas de salitre como también se suelen llamar.

Las manchas de salitre son muy difíciles de eliminar, así que para mayor facilidad y comodidad os recomendamos siempre usar productos antisalitre.

Si ya tenemos nuestra terraza manchada, necesitaremos un limpiador antisalitre. Para ello te aconsejamos Sanet, un potente limpiador antisalitre que acabará con las eflorescencias salinas enseguida. Simplemente hay que diluirlo en agua, aplicarlo con fregona y frotar las manchas, verás como sin apenas esfuerzo, disolverás las manchas de salitre incrustadas. También puedes utilizarlo en tus limpieza habituales Solo tienes que diluir un vasito de Sanet en un cubo y fregar el suelo, así acabarás con cualquier resquicio de salitre que pueda aparecer.

Si lo que buscas es acabar con las manchas de salitre definitivamente, debes evitar que vuelvan a salir. Para ello dispones de varios productos antisalitre en la Gama Rústica Monestir. Para realizar un tratamiento en tus suelos de barro cocido o terracota, puedes elegir entre Mitrol con efecto natural o Mitrol Wet con efecto mojado. Este tipo de tratamientos protege tus suelos de las inclemencias atmosféricas, las manchas domésticas y por supuesto de las manchas de salitre. Puedes aplicarlos fácilmente con la ayuda de una brocha ancha.

Para los rincones más complicados, Monestir ha presentado recientemente su nuevo producto antisalitre Impermeabilizante Terrazas para grietas y juntas. Es muy versátil, ya que no solo es útil para suelos de terracota, sino que sirve para multitud de materiales y en varios tipos de superficies, como en cubiertas y tejas. Su cometido es impedir las filtraciones y goteras, ya que protege las superficies de las inclemencias atmosféricas. De esta manera evita cualquier tipo de humedad que son las que causan las molestas manchas de salitre. Con el Impermeabilizante para terrazas, conseguirás proteger tu hogar del salitre, hasta en los rincones más escondidos.