rotura por heladas

Inundaciones, sequías, heladas, olas de calor… Nuestras casas están sometidas a fenómenos climáticos de gran dureza. Sin embargo, las heladas son las que más pueden afectar a nuestros suelos y fachadas, pues provocan grietas t rotura por heladas. Problemas que, más allá de lo estético, agravan otros problemas de humedad y pueden causar daños estructurales importantes.

Por eso, si en tu zona es habitual descender de 0 grados durante el invierno y tus suelos o fachadas son de materiales porosos (piedra, terracota, pizarra, mármol, etc.) es importante realizar un tratamiento preventivo que evite los daños por heladas en suelos y fachadas.

Cómo afectan las heladas a los suelos y fachadas

La humedad ambiental, especialmente intensa en las noches de invierno, penetra en los poros y en las minúsculas grietas de las fachadas y los suelos.

Pues bien, cuando la temperatura roza los cero grados o los desciende, el agua se congela y aumenta su volumen. Esa humedad, ahora en forma de hielo, provoca un efecto cuña. El resultado es una fuerte presión capaz de romper el material. 

Es lo que se conoce como gelifracción: el proceso por el cual el agua, al congelarse, se dilata y rompe la estructura de la roca. Es algo muy habitual en la naturaleza, y también puede serlo en nuestras casas si no aplicamos algún tratamiento preventivo.

Evitar la rotura de suelos y fachadas por heladas

Hay muchos motivos que pueden provocar grietas en nuestro hogar. Sin embargo, las heladas agrandarán esas grietas y las harán cada vez más notorias.

Entonces el problema no será solo la grieta. La humedad tendrá mayor facilidad para infiltrarse y empezar a causar problemas mayores como humedades, eflorescencias, goteras y daños estructurales.

Más vale evitar que eso suceda o remediarlo cuanto antes. Y eso es lo que vamos a hacer con los siguientes productos.

Cómo prevenir la rotura de suelos y fachadas por heladas

La manera de evitar la rotura de suelos y fachadas por heladas es aplicar el Impermeabilizante Superficies Porosas. Este producto es hidrofugante, es decir, que repele el agua. Así, la humedad no puede penetrar en los poros y las grietas. Eso evitará que las piezas se exfolien y se rompan por culpa de las heladas. 

También actúa como consolidante, haciendo que el material sea más resistente al paso del tiempo y a todo tipo de inclemencias atmosféricas.

Pero además de eso, evita la formación de moho, eflorescencias salinas y todo tipo de manchas de humedad, ya que no permite que la humedad entre en contacto con el suelo o la fachada. Del mismo modo, es muy eficaz evitando que las manchas domésticas se adhieran al suelo. 

Lo mejor es que se aplica muy fácilmente, con rodillo o brocha. El acabado es totalmente transparente, sin brillo y no afecta a las cualidades antideslizantes del suelo. La única diferencia es que, tras su aplicación, el agua ya no será capaz de filtrarse hacia el interior, y por tanto ya no habrá peligro de rotura por heladas.

Este producto se puede aplicar en suelos y fachadas de piedra, pizarra, mármol, gres rústico poroso y granito.

Casos especiales: rotura por heladas en suelos de terracota exterior

Cuando el suelo es de terracota o barro cocido, recomendamos utilizar un producto específico para este tipo de suelos: Mitrol

Las propiedades de este producto son las mismas que las del Impermeabilizante Superficies Porosas, pero la formulación de Mitrol está pensada especialmente para proteger a los suelos de barro teniendo en cuenta sus peculiaridades.

Fachadas de ladrillo, monocapa y hormigón: prevenir las grietas y roturas en estos materiales

Cuando se trata de fachadas de ladrillo cara vista, monocapa y hormigón, recomendamos especialmente Hidroclay

Su formulación es específica para estos materiales. Por lo demás, cumple con la misma función que los productos anteriores: evitar que el agua penetre en los poros, previniendo la aparición de moho, eflorescencias y rotura por heladas.