Utilizar un barniz antideslizante e incoloro es la mejor solución para unos suelos resbaladizos. Si no sabes cómo realizar este tipo de tratamiento tú mismo, aquí te enseñamos cómo hacerlo.

Los suelos resbaladizos son un auténtico peligro, y no es extraño que se encuentren entre los accidentes domésticos más frecuentes. Un resbalón que a primera vista puede parecer inofensivo puede causar fracturas bastante graves o heridas si se cae ante ciertos objetos o mobiliario.

Lo cierto, es que este tipo de resbalones se suelen ocasionar en suelos muy lisos y fabricados con cierto tipo de materiales. Es el caso del gres porcelánico y la cerámica, materiales muy utilizados por su acabado estético, pero que desafortunadamente causan este tipo de inconvenientes.

Cómo utilizar el barniz antideslizante incoloro de Monestir

Este Antideslizante cambia la textura de la superficie donde se aplica. De esta manera un suelo o superficie resbaladiza pasa a tener cierta rugosidad que impide los deslizamientos.

Para aplicarlo no necesitarás más que una fregona. La idea es extender bien el barniz antideslizante incoloro por todo el suelo resbaladizo. Una vez aplicado, debes dejar actuar solamente entre uno y cinco minutos. El último paso será aclarar toda la zona con abundante agua.

Cuando hayas acabado y compruebes el resultado, siempre puedes repetir la operación en caso de que necesites más rugosidad en tu suelos.

Como consejo, te recomendamos realizar una prueba en una pequeña zona del suelo. De esta manera podrás saber de antemano cuál será el resultado final y aumentar el tiempo si así lo deseas. Recuerda que el tratamiento es definitivo y por lo tanto, siempre es mejor encontrar el resultado perfecto.