limpiador de pavimentos

Los pavimentos de exterior sufren mucho por las inclemencias del tiempo, la suciedad ambiental y especialmente la humedad. Esta humedad se acumula, sobre todo en invierno, y provoca manchas verdes y negras muy difíciles de eliminar.  En ese caso, es necesario disponer de un limpiador de pavimentos capaz de deshacer en profundidad esas concentraciones de moho y verdín tan antiestéticas y resistentes.

Cómo eliminar las manchas de moho de un suelo exterior

El producto que necesitarás es el Limpiador de Pavimentos de Monestir. Este producto es útil para todo tipo de pavimentos, incluso los más sensibles. La única excepción son los suelos de madera, suelos pintados o con revestimientos plásticos. 

Es un producto que actúa lentamente y que exige poco esfuerzo en su aplicación, además de que no emite olores ni vapores molestos.

Se aplica diluido en agua en función del grado de suciedad del suelo. De todas maneras, si se trata de manchas muy antiguas y concentradas, puedes usarlo puro. 

Tras barrer el suelo, puedes aplicarlo con la fregona y dejarlo actuar unos 5 minutos si las manchas son superficiales, o hasta 1 hora para manchas de moho muy ennegrecidas.

Pasado este tiempo, verás que la suciedad se ha disuelto, y podrás retirarla muy fácilmente pasando un cepillo de raíces o un estropajo por la superficie. Hecho esto, podrás aclarar con abundante agua y retirar la suciedad con una fregona. 

Para rematar el trabajo, recomendamos terminar con una aplicación de Sanet, diluyendo una parte del mismo en 20 de agua y fregando el suelo con la mezcla. Eso neutralizará los residuos y evitará la posible aparición de eflorescencias salinas tras la limpieza.

Como resultado, un suelo que volverá a lucir impecable.

Usos del limpiador de pavimentos

Algunos de nuestros clientes utilizan el limpiador de pavimentos tras el invierno. Así eliminan todo rastro de suciedad, moho e incluso excrementos de pájaro, tan difíciles de eliminar, y dejan lista su terraza para la llegada del buen tiempo.

Otros lo usan para eliminar las gruesas capas de musgo que aparecen en las zonas más sombrías de su jardín. Son zonas que tienden a acumular humedad con mucha frecuencia, pero tras el uso del limpiador de pavimentos el suelo tarda mucho más en volver a verse sucio, reduciendo así el mantenimiento de la zona.

Y también hay personas que lo usan preventivamente, cada dos o tres meses durante los meses de otoño, invierno y primavera. En este caso lo utilizan diluido y, como lo hacen con suficiente frecuencia, no tienen necesidad de frotar, pues la suciedad nunca llega a acumularse tanto. De esta manera, en cinco minutos, tienen su suelo impecable sin ningún esfuerzo.