limpiar suelo porcelanico

Si tienes un suelo de gres esmaltado, cerámico o porcelánico sabrás que se trata de un suelo de altísima calidad. Su brillo es intenso y aporta una gran elegancia a cualquier lugar. Ante un suelo tan bello, nos preocupa qué productos utilizar para mantenerlo en perfecto estado. Por eso, hoy te contaremos cómo limpiar suelos porcelánicos de la forma más adecuada para mantener su brillo, eliminar las manchas y protegerlo frente a todo tipo de suciedad.

Limpiar suelos porcelánicos tras la obra

Si tu suelo de gres esmaltado, cerámico o porcelánico está recién instalado, es muy frecuente que veas manchas provocadas por la obra. Para eliminar estas manchas blancas y opacas, lo más adecuado es utilizar Sanet, un limpiador que se diluye en agua y se aplica con fregona. Para eliminar las manchas conviene frotar con un estropajo o un cepillo de raíces, a no ser que tengas máquina rotativa, y terminar aclarando con agua limpia. 

Limpiar suelos porcelánicos de manchas domésticas o tratamientos antiguos

Si tu suelo porcelánico se ha manchado por el paso del tiempo, podrás recuperarlo fácilmente con Sanigel, un limpiador decapante que elimina por completo las manchas domésticas y los tratamientos antiguos como ceras o barnices. La aplicación es prácticamente idéntica a la de Sanet: se diluye en agua y posteriormente se frota con estropajo o con máquina rotativa, para terminar aclarando con agua limpia.

 

Deja secar el suelo como mínimo 24 horas antes de pisarlo para asegurarte que ha quedado totalmente seco.

Tratamiento protector antisuciedad

 

Si quieres que tu suelo porcelánico se mantenga brillante y protegido es conveniente aplicar un tratamiento después de haber hecho la limpieza, ya fuera con Sanet o con Sanigel.

 

El producto más adecuado para el suelo de gres, cerámica y porcelánico es el Protector Antisuciedad con efecto mojado antihuella. Este producto crea una barrera protectora capaz de repeler la suciedad y todo tipo de manchas. 

 

El protector Antisuciedad realza la tonalidad de las piezas, resaltando su brillo y facilitando la limpieza del día a día, ya que su tacto se siente suave tras la aplicación del producto.

 

Para aplicarlo, extiende el protector antisuciedad con una brocha ancha cubriendo toda la superficie, incluidas las juntas. Procura realizar pasadas uniformes muy finas, sin excederte en la cantidad. Hecho esto, espera 24 horas y verás cómo se ha intensificado el brillo de su suelo porcelánico.

Cómo limpiar suelos porcelánicos en el día a día

 

Para la limpieza cotidiana de los suelos de gres esmaltado, porcelánico o cerámico, recomendamos utilizar el Limpiador Abrillantador para suelos de gres. Este producto es específico para estos suelos, por lo que los respeta y los cuida como ningún otro. Recuerda no utilizar jabones, amoníaco, lejía o productos ácidos para la limpieza de los suelos porcelánicos, pues son la causa de que pierdan su brillo y se deterioren.

 

El Limpiador Abrillantador para suelos de Gres se diluye en agua y se aplica con la fregona. Su aroma es muy agradable y tiene un alto poder de limpieza. Además, mantiene el brillo de este tipo de suelos y referza el tratamiento previo.